Pidieron perpetua para la novia del rugbier atropellado
JUICIO

Pidieron perpetua para la novia del rugbier atropellado

El fiscal Fernando Guzzo fue el gran protagonista de la última audiencia de la semana en el juicio contra Julieta Silva, al solicitar el cambio de calificación a “homicidio agravado por el vínculo”, que prevé prisión perpetua.
La mujer está acusada de atropellar y matar a Genaro Fortunato el 9 de setiembre del año pasado a la salida del boliche Mona Bar en San Rafael. Durante las dos semanas de debate, el fiscal y el abogado de la familia del joven rugbier de 25 años intentaron dejar en claro que entre ambos existía una relación consolidada.
En cambio, la defensa de la mujer de 30 años buscó desacreditar esa posibilidad destacando que el vínculo entre ambos no superaba los tres meses.
Para Guzzo, los testimonios de diferentes testigos que desfilaron por la sala de audiencias de los tribunales san rafaelinos durante el debate confirman la relación entre ambos. También destacó los más de 4.000 mensajes de WhatsApp y 98 llamadas que se cruzaron en tres meses donde hablaban de “casamiento” y “vivir juntos”.
Pocos días después del hecho, la fiscal Andrea Rossi imputó a Silva por “homicidio doblemente calificado por el vínculo de pareja y su comisión por alevosía en concurso ideal” y la envió a prisión. Pero el 31 de octubre del año pasado, un tribunal de apelaciones cambió la calificación de la causa y decidió otorgarle a la mujer el beneficio de la prisión domiciliaria.
En ese momento los jueces entendieron que “Silva posiblemente no advirtió visualmente el cuerpo de la víctima” por la supuesta falta de iluminación en la zona y que tampoco estaba probado que fueran una pareja “estable y con futuro”. Por eso decidieron quitar los agravantes y que la causa continuara con dos calificaciones alternativas: “homicidio culposo agravado”, que prevé una pena máxima de 6 años; y “homicidio simple con dolo eventual”, que tiene una pena de 8 a 25 años.

COMENTARIOS