Hallan un desarmadero  con mil autos en Rosario
INVESTIGACIÓN DE LA PFA

Hallan un desarmadero con mil autos en Rosario

Vendían repuestos a distintas provincias. Tenían un millón de autopartes truchas. Fueron detenidos 13 sospechosos.

En un megaoperativo realizado por la Policía Federal en la ciudad de Santa Fe, se secuestraron más de un millón de autopartes y casi mil coches en proceso de desguace que no contaban con autorización para estar a la venta. En el mismo procedimiento fueron detenidos 13 sospechosos, integrantes de "La Banda de Los 13", a los que llegaron gracias a publicaciones en redes sociales, a un detective encubierto y a trabajos de inteligencia.
Los allanamientos se dieron en el marco de una investigación de la PFA que determinó que desde un comercio de venta de repuestos ubicado al norte de la ciudad de Santa Fe se comercializaban autopartes ilegales a varias partes del país. Para concretar cada transacción, cobraban los repuestos en el local y derivaban a los clientes con un papel informal de pago para el retiro del material a un depósito, que era el desarmadero, ubicado a pocas cuadras del lugar.
Así, un policía de civil quien realizó una compra controlada con dinero "marcado", simulando ser cliente y retirando el material ilegal en el desarmadero de entrega.
Una vez efectuada esta maniobra se hicieron los allanamientos para secuestrar las pruebas, como celulares, documentos y computadoras. "Estamos ante una situación no sólo de comercialización de autopartes sino también de reutilización prohibida. Los autos, una vez siniestrados, se dan de baja y son algunas de esas autopartes las que fueron comercializadas", explicó el Fiscal de la Oficina de Delitos Complejos, Ezequiel Hernández, del Ministerio Público de la Acusación.
En total, se incautaron más de un millón de autopartes, 948 vehículos en proceso de desguace, un revólver calibre 32 largo, y una escopeta 12,70 semiautomática (todos las armas con municiones). "No hemos finalizado el inventario de todo lo que ha sido secuestrado. De todos modos, si atendemos todo lo incautado el monto estimado es altísimo", agregó Hernández.
Con la ayuda de un perito, ahora la Fiscalía procura verificar cada pieza secuestrada, pues así se puede determinar si proviene de un ilícito. "Estamos hablando de más de 200 motores, otros tantos rodados, miles de puertas, entre otros artículos que hay que verificar. Ahí vamos a poder tener mayores precisiones", señaló el funcionario.

COMENTARIOS