Fiscalía y querella piden prisión perpetua para Nahir Galarza
GUALEGUAYCHÚ

Fiscalía y querella piden prisión perpetua para Nahir Galarza

La joven de 19 años, imputada por el crimen de Fernando Pastorizzo, declaró y lloró delante de los jueces.

Tras la declaración de Nahir Galarza por el crimen de Fernando Pastorizzo, los representantes del Ministerio Público Fiscal y de la querella pidieron la pena de prisión perpetua para la joven. Buscó cometer el crimen perfecto. Engañó a la víctima: la hizo sentir confiada al punto que al momento de la despedida lo mató de dos balazos. Uno a quemarropa, por la espalda. Y el otro al estilo mafioso: para rematarlo. Eligió hasta la escena del crimen ideal: oscura e inhóspita. Hasta intentó llevarse las vainas para que quedara como un asesinato impune.
A esa conclusión llegaron los abogados de la querella: pidieron que Nahir Galarza sea condenada a perpetua por el crimen doblemente agravado de Fernando Pastorizzo por alevosía. Los fiscales se diferenciaron de esa calificación: pero hicieron el mismo pedido porque, según ellos, existía un vínculo de noviazgo entre la acusada y la víctima, motivo agravante. Antes, Nahir había declarado que el arma que mató a Pastorizzo de dos balazos, la madrugada del 29 de diciembre de 2018 en Gualeguaychú, se disparó por accidente. Y que ella quedó aturdida y la mente se le puso en blanco, como "apagada".
Para sus acusadores no hubo "mente en blanco". Por un lado, los fiscales Sergio Rondoni Caffa y Lisandro Beherán sostuvieron que Nahir disparó voluntariamente. Y que sabía disparar armas porque "le enseñó el papá". "Tuvo firmeza para sostener el arma con la decisión de disparar y quitar la vida de la víctima", afirmó Beherán.
En cuanto al móvil del homicidio, los fiscales abonan esta hipótesis: la supuesta obsesión de la imputada hacia Pastorizzo.
"Existía entre ellos una relación de pertenencia, dijo Beherán. Sentía que Fernando le pertenecía y por eso lo fue a buscar. Es inverosímil que se haya tomado un remís para ir a buscar el cargador de su celular a la casa de la víctima. Su madre tenía el mismo celular".
En esa línea argumentativa, los fiscales apuntaron que quedó acreditada la relación de noviazgo entre los protagonistas de esta historia, aunque Nahir aseguró en su declaración: "No era mi novio, solo nos veíamos a la madrugada para tener sexo. No era nada especial ".
"Más allá de que testigos han dicho que no se daban la manito o se daban besitos, eso no quiere decir que no hayan sido novios. Los chicos de ahora tienen particularidades que nosotros quizá no teníamos. Fernando tenía acceso a la habitación de Nahir a la hora que quisiera. Una habitación que está a tres metros de la del padre de la imputada, el oficial de Policía Marcelo Galarza. ¿Eso es una relación pasajera o desconocida por sus padres?", prosiguió el fiscal. Rondoni Caffa citó a los peritos balísticos, que aseguraron la imposibilidad de que una pistola 9 milímetros, como la de Galarza, sea disparada por accidente, y mencionó a un testigo clave del caso: el remisero que vio a Nahir en la escena del crimen.
La querella y la fiscalía coinciden en afirmar que no quedó probado que Fernando ejerciera violencia de género contra Nahir.
Nahir estuvo ausente durante los alegatos. Sus abogados, José Ostolaza y Horacio Dargainz, expondrán los suyos hoy.
Se espera que la semana próxima se conozca el veredicto.

COMENTARIOS