Inhabilitaron y destituyeron a una fiscal que hacía todo mal
UNÁNIME

Inhabilitaron y destituyeron a una fiscal que hacía todo mal

Cuando Moira Villarruel se enteró de que la fiscal Gabriela Ates (48) había sido destituida lloró con bronca y cargada de impotencia. Es que si no hubieran tardado 11 años en realizar el jury, su hija “hubiera tenido la posibilidad de tener algo de justicia”, dice.
Por unanimidad, el Jurado de Enjuiciamiento decidió inhabilitar a Ates para ocupar cargos judiciales por una denuncia realizada en 2007. Tiene al menos cuatro causas penales y recién después de una década dejó de ser fiscal de San Pedro.
Para las víctimas de su derrotero judicial, Ates perdió el puesto por “una de las cosas más leves que hizo”. Desde la denuncia que le costó el cargo, estuvo al frente de las fiscalías N° 5 y N° 7, fue fiscal de juicio y recién la apartaron en 2015. En ese tiempo acumuló cuestionamientos que van desde “investigaciones mal hechas”, causas que quedaron impunes -a pesar de las pruebas- y delincuentes que fueron absueltos por “errores” en la instrucción.
Ates era la única fiscal en San Pedro, una oficina que depende del Departamento Judicial de San Nicolás. Si algo pasaba en la ciudad, ella era la encargada de investigarlo. La recusaron por “incumplimiento de los deberes de funcionario público, falsificación ideológica y falsificación de un documento público”.
El jurado que destituyó a Ates estuvo compuesto por Hilda Kogan (titular de la Suprema Corte) y los conjueces Osvaldo Pisani, Eduardo Zimmermann, Luis Laino, Gonzalo Pérez Colman y Héctor Blanco Kuhne.

COMENTARIOS