Un contador cambió de  género para jubilarse antes
SALTA

Un contador cambió de género para jubilarse antes

Se trata de un empleado de la Afip que, además de cambiarse el género, pidió que lo registren con el nombre “Sergia”. El trámite incluye adecuación del título.

Un trabajador de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) de Salta cambió de género con el aparente objetivo de jubilarse a los 60 años. El hombre aún no reconoció su condición femenina, pero habría aprovechado ese vacío legal para no tener que esperar cinco años más.
Vale señalar, para la ley argentina, las mujeres se jubilan a los 60 años y los hombres a los 65.
Sergio Lazarovich (59) es contador público y trabaja en las oficinas públicas desde hace muchos años, pero sus compañeros le contaron a la prensa que se la pasaba de licencia en licencia porque “no le gustaba ir a trabajar”.
Lazarovich aún no consiguió la jubilación, pero el presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas, Jorge Alberto Paganetti, confirmó a los medios que el hombre presentó una nota para que su título universitario cambie también a su nuevo nombre: Sergia Lazarovich.
Esto aún no se concretó, pero está pendiente de estudio. Por otro lado, el director del Registro Civil de Salta, Matías Assennato, afirmó: “No hay nada que nos impida tomar este tipo de trámite”.
En relación a si hubo abuso de derecho por el vacío legal, consideró que es muy “difícil de probar” y que lo que se realiza desde el Registro Civil es simplemente “asegurar” el cumplimiento de la Ley de Identidad de Género. A la vez, el funcionario aclaró que el trámite se concretó en las oficinas de Tucumán.
El procedimiento, explicó, es relativamente sencillo. Sólo hay que presentar una solicitud manifestando que está amparado por la ley de identidad de género. No es necesario acreditar intervención quirúrgica ni terapias hormonales.
“No hay nada que nos impida”, insistió el jefe del Registro Civil salteño.
El caso lo dio a conocer el martes Eduardo Feinmann quien se basó en un tuit de un usuario que comentaba -amparado en el anonimato- sobre la revolución que el caso generó entre los compañeros de trabajo.
“Estupor, incredulidad y sinrazón porque un compañero de laburo se cambió el DNI a sexo femenino cuando es bien sabido que es masculino y tiene pareja”, expresa el texto que explica que todo esto se habría hecho para que Lazarovich pueda jubilarse este año a los 60, edad que pronto alcanzará.

COMENTARIOS