Atraparon a un empresario acusado de abusar de su hijo
JUSTICIA

Atraparon a un empresario acusado de abusar de su hijo

Un ejecutivo fue encontrado en Punta del Este, después de 11 años en los que se pasó huyendo de la Justicia argentina tras la denuncia de su ex pareja.

Un empresario de 38 años acusado de abusar sexualmente de uno de sus hijos, fue apresado en pleno feriado de carnaval en Punta del Este. La Policía lo estaba siguiendo y ni lo dejaron que entrara al coqueto apartamento que ocupaba, a unas tres cuadras de la Playa Brava, a la altura de la Parada 7.
En la vereda, los efectivos de Interpol lo sorprendieron y lo detuvieron el lunes pasado. Luego lo trasladaron a Montevideo para la espera del expediente de extradición.
Ahora, M. A. M. (su identidad no se publica para proteger a la víctima) está en la Cárcel Central, en la misma que sigue detenido el exsindicalista argentino Marcelo Balcedo.
El empresario inmobiliario de Morón había sido denunciado hace exactamente 11 años por su esposa y madre de los hijos, acusado de violación a los pequeños.
M. A. M, está imputado de “abuso sexual gravemente ultrajante calificado por haber sido perpetrado por el ascendiente reiterado (dos hechos) en concurso real entre sí y corrupción de menores calificada también por la condición ascendiente del sujeto activo”.
En horas de la tarde del lunes pasado, el sospechoso caminaba por la calle Juan Zorrilla de San Martín entre Leyenda Patria y Pilcomayo y los efectivos lo detuvieron justo antes que ingresara en el edificio “Mar del Este 2”, donde ocupaba el apartamento Nº 002.
Luego fue llevado a la sede del juzgado penal de 39º en turno, donde el magistrado a cargo dispuso el arresto administrativo por el plazo de 30 días, con fines de extradición.
Como se dijo, la orden de captura había sido firmada a fines del año pasado por el TOC Nº 5 de Morón, integrado por los jueces Marcos Lisa, Carlos Torti y Agustín Gossen.
La causa había comenzado entre 2005 y 2006 después de una denuncia presentada por la ex mujer del acusado. La instrucción del expediente duró más de una década porque se plantearon muchos recursos por parte de la defensa, informaron fuentes judiciales.
Finalmente, el año pasado, se requirió la elevación a juicio pero el imputado, que trabajaba en una inmobiliaria de su familia, nunca se presentó a las citaciones del TOC Nº 5 y tampoco estaba ubicable en los dos domicilios que había registrado en los tribunales.
Ante esta situación, el fiscal de juicio, Pablo Galarza, pidió la detención del acusado y a fines del año pasado el TOC Nº 5 ordenó su captura nacional e internacional.
“Por información aportada por la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) supimos que el acusado había ingresado a Uruguay en septiembre pasado. Por eso se decidió ordenar su captura”, explicaron.

COMENTARIOS