Un cabo del Ejército atropelló a un joven,  lo arrastró por 12 cuadras y se fue a dormir
TREMENDO HECHO

Un cabo del Ejército atropelló a un joven, lo arrastró por 12 cuadras y se fue a dormir

El conductor, de 29 años, estaba ebrio. Cumple funciones en el Grupo de Artillería Antiaérea 601 de Mar del Plata. Un canillita encontró el cuerpo debajo del coche.

Lo arrastró por lo menos doce cuadras desde la esquina donde lo embistió. Lo llevó debajo del coche, enganchado de algún modo en el chasis y arrastrándolo contra el asfalto, hasta la puerta de su casa.
Allí se bajó, cerró la puerta del auto y se acostó en la cama como si nada hubiera pasado. Habrá dormido unas cuatro horas cuando la Policía sacó de la cama al conductor, un cabo del Ejército de 29 años. El control de alcoholemia le dio positivo y quedó detenido. En ese momento, el muchacho debajo del auto estaba sin vida.
El hallazgo inaudito fue hecho en la mañana del domingo por un canillita cuando iba en su bicicleta haciendo el reparto de diarios por las calles del barrio San Cayetano, de Mar del Plata, ubicado unos ocho kilómetros al oeste del centro de la ciudad. Al ver el cuerpo, enseguida, el diariero llamó a la Policía.
El auto, un Peugeot 206 bordó, estaba estacionado en Remedios de Escalada entre Moreno y Belgrano, a poco más de un kilómetro de la esquina de avenida Colón y calle 192, donde según pudieron reconstruir los investigadores, a las 4.30 de la madrugada, fue atropellada la víctima.
Se trata de Nahuel Barragán, un joven de 25 años cuyos amigos estuvieron buscando durante horas: se había caído de una moto y desapareció tras el accidente. El suboficial del Ejército involucrado, en tanto, cumple funciones en el Grupo de Artillería Antiaérea 601 de Mar del Plata.
Según pudieron reconstruir con los primeros indicios los investigadores, con datos que surgieron de la búsqueda que había comenzado en las redes sociales, pasadas las cuatro de la mañana dos jóvenes que viajaban en una moto se cayeron sobre la avenida Colón, cerca del divisor de concreto que separa ambas manos.
Luego alguien, en una bicicleta, se habría acercado a ayudarlos, cuando apareció el Peugeot 206 conducido por el joven alcoholizado, y Barragán desapareció de la escena.
“Se busca a Nahuel”, dice sobre la imagen del muchacho difundida en las redes, y en el epígrafe explica: “Se cayó de la moto con mi hermano tipo 4.30 a la altura de Colón y 192. Un auto lo cargó y se lo llevó, y no sabemos dónde está...”.
El pedido lo hacía Alan Parisotti, quien en otro mensaje en su muro de Facebook ampliaba: “Mi hermano me acaba de contar que el auto atropelló a Nahuel y al chico que lo fue a levantar cuando se cayeron. Los atropelló a los dos y Nahuel no saben dónde está”.
“Pensamos que lo llevó enganchado en el auto”, concluía. Pedía la difusión del caso para encontrar a su amigo. Pero el insólito hallazgo y el dato de que el conductor del Peugeot, borracho, se había acostado a dormir tras llevarse el cuerpo del muchacho más de un kilómetro bajo el coche, hasta la puerta de su casa, enseguida se conoció en toda la ciudad.

COMENTARIOS