Le regalaron un cuatriciclo a la niña ciega que iba  a caballo a la escuela
SOLIDARIDAD

Le regalaron un cuatriciclo a la niña ciega que iba a caballo a la escuela

La nena, de 12 años, todos los días recorría 7 kilómetros a caballo hasta su escuela. El regalo lo hizo un cordobés.

La historia de Lucía Montenegro conmovió semanas atrás al país cuando se supo que la nena, de 12 años y ciega de nacimiento, recorría -un rato a caballo, un rato a pie- 7 kilómetros desde su casa, ubicada en un aislado paraje al sur del valle de Traslasierra, hasta el Ipem 137 de la comuna cordobesa de La Paz, donde estudia.
En ese momento, sus maestros hicieron un pedido: la donación de un vehículo para que la alumna pudiera llegar más rápido y fácil a la escuela. Conmovido por la historia, un vecino de Córdoba capital de 89 años llamó a la familia de Lucía, les pidió algunos datos y, días atrás, finalmente, les cumplió el sueño.
"Nos habló para decirnos que nos regalaba un cuatriciclo, pero dijo que no quería que se supiera su nombre. Unos días después, vino con su nieto hasta acá y nos trajo el cuatri en la camioneta. ¡Parecía mentira! ", le contó al diario La Voz Carmen Montenegro, la mamá de la nena, quien aclaró que el rodado va a ser manejado por Víctor (17), el hermano mayor de Lucía, y que ella irá como acompañante.
Al parecer, el abuelo cordobés no sólo compró el vehículo, sino que además realizó los trámites para que el cuatriciclo fuera patentado a nombre de Carmen. Y la hizo completa: también les regaló tres cascos para que usen Lucía, Víctor (17) y su primo Emanuel (15).
Hasta hace pocos días, los tres chicos cabalgaban una hora por las sierras, dejaban a sus caballos en el paraje Loma Bola y caminaban 30 minutos más hasta el Ipem 137. En la escuela, además de estudiar, almuerzan y meriendan. Regresan a su casa recién a las 18, muchas veces cuando ya es de noche.
Por otra parte, como la familia de Lucía es humilde y vive de la cría de animales en un aislado paraje donde no hay energía eléctrica, el municipio de La Paz se comprometió a proveerles el combustible necesario para hacer funcionar el cuatriciclo.
¿Y Lucía qué dice? La nena, que nació con un glaucoma congénito y es una alumna ejemplar, dice
que está contenta: "Ahora vamos y volvemos más rápido. Le agradecemos mucho al señor que nos donó el cuatri".

COMENTARIOS