María Paula Torres y Ana Caro se ocupan de la atención al público en el MAJ.
María Paula Torres y Ana Caro se ocupan de la atención al público en el MAJ.
ARTESANÍAS DE PRODUCCIÓN LOCAL

El Mercado Artesanal de Junín: diez años de un proyecto que se acrecienta

El MAJ le dio un espacio a los artesanos juninenses para que puedan exponer sus creaciones en forma conjunta. Un emprendimiento que lleva un largo tiempo y que busca seguir por ese camino.

El MAJ (Mercado Artesanal de Junín) creció mucho desde su inauguración el 4 de marzo de 2007. El local, ubicado en Roque Sáenz Peña 129, es un sitio donde los artesanos pueden vender sus productos todos los días del año. Cuenta con una gran variedad de artículos con precios accesibles y tiene dos plantas, alta y baja. Se pueden encontrar desde prendas tejidas hasta infinidades de objetos hechos a mano.
El mercado aumenta día a día. Actualmente, los artesanos que forman parte de él son cincuenta y quienes están a cargo del lugar municipal son María Paula Torres y Ana Caro. A lo largo del año hacen alrededor de siete ferias en la vereda con precios económicos por distintas fechas (Día del Padre, Día de la Madre, Día del Amigo, Navidad, entre otras).
Este año el mercado cumplió diez años de vida en el mes de marzo. Su primera ubicación fue en Hipólito Yrigoyen 71 (actualmente se encuentra el JAB) y hace ocho años que está en la sede de Sáenz Peña 129, pleno centro de la ciudad.
La mercadería que se vende es absolutamente de elaboración local. Se pueden adquirir artículos en cuero, distintos tipos de té, miel, dulces, cerveza artesanal, licores, velas de diferentes formas y tamaños, cerámica, cestería, ropa tejida y diversos objetos.
“Cada artesano es libre de participar con su mercadería en cualquier muestra, eso no corre por cuenta nuestra. Nosotros hacemos ferias en la vereda cuando se acercan fechas puntuales como el Día de la Madre o el Día del Padre”, comentó Ana Caro, encargada del lugar desde el inicio del proyecto.
Caro, al ser consultada por los objetivos que tienen por delante, dijo: “Queremos seguir creciendo. Esto es un lugar que el turista visita mucho. Se pueden llevar diferentes recuerdos”. Además hizo una comparación con las ferias que ella misma visitó en distintos puntos del país. “En todas las ferias se encuentra de todo. Lo que hay acá lo podes encontrar en el norte. La mayoría de las exposiciones consisten en que haya piezas de todo tipo”, indicó la encargada del lugar.
María Paula Torres se ocupa de la atención al público en otro sector del MAJ desde hace tres años. "Participan grandes artesanos desde que soy parte, el sábado tenemos una feria en la calle y esperemos que venga gente", señaló Torres.
Los artesanos que tienen más tiempo dentro de este emprendimiento coinciden en que en los últimos años ha tenido una gran evolución gracias al apoyo que recibió para no dejar de existir. “El mercado me abrió muchas puertas. Mis producciones se pueden mostrar en una vidriera y eso es muy importante”, explicó Norma Manara, quien es la cabeza de Munay Velas Artesanales.
“Se fueron dando otros tipos de trabajo a partir del mercado, no solo venta minorista”, comentó Norma con respecto al progreso que tuvo su propia marca de velas.
Entre otros numerosos artesanos que forman parte del MAJ pueden mencionarse a Francisco Bastarrica y Zulma Castearena quienes le proveen al mercado juegos didácticos para chicos de 1 a 6 años. Ellos con su marca Ternura forman parte de este negocio desde que comenzó allá por 2007.

COMENTARIOS