Detuvieron al interventor del hogar del padre Grassi
MANIFESTACIÓN

Detuvieron al interventor del hogar del padre Grassi

En una protesta contra el cierre de la institución, Juan Casolati se enfrentó con la Policía, que finalmente lo detuvo. Niños y niñas de la fundación serán reubicados.

El interventor de la Fundación Felices los Niños, Juan Manuel Casolati, fue detenido ayer por la Policía, mientras participaba de una manifestación contra la liquidación de la entidad que dirigió el sacerdote Julio Grassi, dispuesta por la Justicia de la provincia de Buenos Aires, informaron fuentes policiales.
Casolati fue detenido por instigación pública a cometer el delito, informaron fuentes de la Fiscalía número 4 del partido bonaerense de Morón.
A las 10.50, Casolati fue aprehendido por personal policial y el juez de garantías número 2 de Morón, Ricardo Fraga, tiene 24 horas para resolver si dispone la detención o la libertad. La comisaría que interviene es la tercera de William Morris, añadieron los informantes.
Esta mañana, Casolati participó de una manifestación junto con empleados de la Fundación en contra de la “intervención liquidadora” que la Justicia de la provincia de Buenos Aires dispuso por el término de seis meses a raíz de diversas irregularidades administrativas, en lo que es el paso previo al cierre definitivo de la entidad, que estará a cargo de la Dirección de Personas Jurídicas.
La detención de Casolati fue solicitada por instigación pública al delito contra otra persona o institución, tipificado en el artículo 209 del Código Penal, que establece penas de dos a seis años de prisión, “según la gravedad del delito y las demás circunstancias establecidas en el artículo 41”.
Durante la manifestación, trabajadores de la Fundación “al mando del responsable legal, Juan Manuel Casolati” cortaron la calle Gorriti a la altura de la entrada a la institución, en la localidad bonaerense de Hurlingham, por lo que se realizó un “despliegue policial a metros del lugar”, detallaron las fuentes .
Indicaron que ocurrió un forcejeo entre los manifestantes y que una mujer cayó al piso, por lo que decidieron intervenir y separarlos. En ese momento, Casolati “insultó a los policías, instigó y formó parte de agresiones físicas infundadas e ilegitimas y, como resultado, el comisario Andrés Lasala resultó herido”, dijo uno de los pesquisas.
La intervención liquidadora dispuesta por la Justicia bonaerense debido a irregularidades administrativas durará seis meses. En ese período, los servicios de comedor y asistencia se seguirán prestando y la gobernación reubicará paulatinamente a 52 niños que están alojados en Hurlingham.

COMENTARIOS