Fundamental detectar el cuadro en forma temprana

Se trata de una patología muy frecuente en esta época del año, y con la cual hay que tomar especiales precauciones en estos días de calor intenso, en particular con la contaminación de alimentos, evitando especialmente la pérdida de la cadena de frío. Las gastroenteritis pueden comenzar con vómitos y diarreas, o directamente con esta última, y resulta fundamental detectarla en forma temprana, antes de que el niño se deshidrate, lo que se percibe porque el bebé muestra mucosas secas y los ojos ligeramente hundidos, en lo que llamamos ´cuando llora sin lágrimas´. Por eso es fundamental la hidratación oral, y no suspender de ninguna manera la lactancia materna. Muchas mamás se asustan y creen que el problema está en ellas pero no es así, dar el pecho es la mejor colaboración que se puede hacer para enfrentar el cuadro. Es una enfermedad viral que se autocontrola, y tomando las medidas correctas en una semana se supera. Esto es detección temprana, mantener la lactancia y controlar la higiene. Por otra parte, ha sido muy importante la incorporación de la vacuna contra el rotavirus en el calendario de vacunación obligatorio y gratuito, que ha bajado los índices notablemente.

COMENTARIOS