HIGA Junín.
HIGA Junín.
HIGA JUNÍN

El laboratorio de microbiología cuenta con una nueva cabina de bioseguridad

El equipo es de vital necesidad para las tareas de manipulación de gérmenes que se realizan en ese sector del nosocomio. También se adquirió una centrífuga de bioseguridad

El laboratorio de microbiología del hospital interzonal obtuvo días atrás una cabina de bioseguridad y una centrífuga, elemental para las tareas que se desarrollan en dicho sector.
La Dra. Mónica Machain, jefa de laboratorio, quien durante largo tiempo gestionó el pedido de la cabina se mostró satisfecha de poder volver a contar con una herramienta vital para el trabajo que realizan.
El equipo posee todos los elementos y cumple con todas las normativas nacionales e internacionales para trabajar con patógenos de riesgo moderado a alto, para los que trabajan en el laboratorio y el medio ambiente.
“Tal el caso de tuberculosis, el virus de la gripe, brucelosis, hongos de riesgo, el meningococo que produce meningitis, todos patógenos que se transmiten por vías respiratorias y la generación de aerosoles, pequeñas partículas conteniendo esos microorganismos en el medio ambiente pueden ser aspirados por quienes trabajan en el laboratorio y enfermarse además de contaminar el medio ambiente”, explicó la profesional.
Asimismo agregó que “esos patógenos no se pueden, no se deben trabajar en el aire ambiente, sobre una mesada común sino en estas cabinas que se llaman de seguridad biológica”.
Se trata de un gabinete de acero inoxidable, hermético que posee un vidrio frontal que se levanta y uno puedo pasar las manos para poder trabajar sin levantarla completamente. Dentro de la cabinacircula el aire a través de unos filtros ‘hepa’ que retienen en su interior esas partículas peligrosas y el aire que pasa por los filtros recircula en forma limpia.
“En ese pequeño habitáculo donde está trabajando el operador el aire que circula está totalmente limpio y el que sale al exterior también. Es realmente un equipo muy necesario porque trabajamos con estos patógenos, recibimos muestras del hospital y de la zona y en este momento algunas cosas las teníamos que derivar al Instituto Malbran”, indicó Machain.
Hace doce años hubo una cabina en el laboratorio pero a causa de fallas técnicas no pudo continuar utilizándose. 
“Así se comenzó a gestionar una nueva ya que somos un centro de referencia regional entonces era muy importante que se pudiera descentralizar a los que recibían toda la carga para poder hacerlo en forma regional”, explicó la profesional.
Estas cabinas son equipos caros y nada fáciles de conseguir.
“Luchando y luchando nosotros y tanto la gente de Tuberculosis de la provincia como de Epidemiología de la provincia que apoyan todo el tiempo e hicieron las gestiones se pudo acceder al equipo.
Estamos contentos de poder volver a hacer lo que hacíamos más algunas cosas que esperamos poder hacer, sin poner en riesgo a nadie operarios de quienes trabajan en el laboratorio”, concluyó.

COMENTARIOS