Acepta ser quien eres

En una escena de la película Forrest
Gump, Jenny le preguntó: “¿Qué serás cuando crezcas?” Forrest contestó: “¿Puedo ser solamente yo mismo?”
Cuando somos niños todos tenemos sueños de lo que queremos ser. Como el concepto de lo que es éxito y dinero aún no están definidos nuestra gama de ocupaciones a considerar es muy amplia. Bomberos, policías, choferes de autobuses, médicos, enfermeras, biólogos, etc. son profesiones que los niños anhelan.
Una vez que crecemos la situación cambia.
Las definiciones de éxito y posición social y económica definen nuestras preferencias. Ningún problema con lo anterior a menos que seleccionemos una carrera que no nos gusta sólo porque erróneamente creemos que es lo mejor para nosotros.
En este caso tendremos que esforzarnos para disfrutar nuestro trabajo.   
Nuestra personalidad también cambia con las definiciones de belleza y éxito. Empezamos a querer ser como las otras personas son, a vestirnos como se visten los otros, a escuchar la música que otros escuchan, etc. Algo de nuestra individualidad muere en este proceso el cual es normal en los seres humanos. La mayoría de las personas no tienen problemas encontrando balance en este proceso.
Los problemas ocurren cuando nos pasamos la vida encontrando faltas en nosotros mismos, torturándonos porque no somos el ideal que alguien espera de nosotros. Cuando rechazamos aspectos de nuestra personalidad o nuestro cuerpo creamos infelicidad. Si tú te aceptas tal y como eres verás que éste es el primer paso para la felicidad y para autosuperarte.
Sé tu misma, tú eres especial y dotada de características especiales. La autocrítica constante sólo hiere y no edifica. Cuando te aceptas a ti misma entonces empiezas a crecer, te llenas de calma y te conviertes en una persona más feliz y que atrae el éxito en todo aspecto. No hay necesidad de ser alguien más, tú puedes ser tu misma.

COMENTARIOS