Una estudiante entregó un examen en blanco pero obtuvo un 10 por un curioso detalle

Una estudiante entregó un examen en blanco pero obtuvo un 10 por un curioso detalle

El hecho, que rapidamente se viralizó en las redes, ocurrió durante una prueba sobre historia ninja en Japón.

Se le suele llamar “entregar en blanco” cuando un estudiante de cualquier nivel educativo no responde a ninguna de las preguntas en un examen, alcanzando al profesor la hoja solo con las cuestiones a responder y sin linea alguna buscando aproximarse a la solución. Esto, claramente, tiene como consecuencia un uno en la educación argentina. Sin embargo, en Japón, una chica se sacó un diez por hacerlo.

Se trata de Eimi Haga, quien realizaba un curso de historia ninja en la Universidad de Mie, que tuvo un examen en base a una visita realizada al Museo Ninja de Igaryu. Para redactar las soluciones de la prueba utilizó una llamativa técnica enseñada en el último recinto mencionado: tinta de soja, invisible a la vista.

Luego de hacer toda la evaluación de la forma mencionada, escribió de manera normal en una nota adjunta “calentar la hoja”, para evitar que el docente se confunda poniendole un cero, sin lugar dilucidar lo que había hecho.

Una vez que el maestro puso la hoja en una estufa de gas, siguiendo las instrucciones dejadas por su alumna, las respuestas comenzaron a aparecer de manera visible.

La joven había buscando en internet los pasos a seguir para crear dicho componente. Compró semillas de soja, las remojó en agua y las trituró. Luego exprimió las semillas trituradas, mezcló el extracto con agua y, finalmente, aplicó el resultado a un pincel.

COMENTARIOS