Dos físicos revelaron cuál es la mejor forma de encontrar estacionamiento

Dos físicos revelaron cuál es la mejor forma de encontrar estacionamiento

Encontrar lugar cerca del destino suele convertirse en una pesadilla, pero un estudio matemático propone una solución para perder menos tiempo al buscar estacionamiento.

¿Quién no se irritó al volante por dar vueltas eternas en el auto para encontrar lugar para estacionar? ¿Y por no haber aprovechado un sitio libre que se encontraba un poco más lejos que sus aspiraciones?

En las grandes ciudades, estacionar es un auténtico calvario. Entre los conductores, las estrategias para buscar un espacio contra el cordón son básicamente dos: quienes con optimismo apuestan su suerte a hallar lugar cerca del sitio al que van, y quienes más precavidos permanecen atentos a cualquier espacio, aunque deban caminar luego un poco más de la cuenta.

Recientemente, dos investigadores tomaron como base estas actitudes y las profundizaron en un estudio, para intentar determinar mediante un modelo matemático cuál es la mejor forma de encontrar lugar para aparcar. El físico ruso Paul Krapivsky y el canadiense Sidney Redner evaluaron las distintas situaciones y publicaron los resultados en la revista especializada Journal of Statistical Mechanics.

Claro está, la investigación no logra solucionar el principal problema: la falta de espacio. Pero sí estima, según las estadísticas, cuál es la forma más eficiente para buscar estacionamiento y ahorrar tiempo en la tarea.

En el trabajo, definieron al dilema del estacionamiento como un “problema de optimización”, y plantearon su hipótesis: ¿es mejor estacionar lejos de nuestro destino, para asegurarnos un lugar, o intentar encontrar un lugar cercano al objetivo aunque sea más difícil? Evaluando las respuestas de sus encuestados, los clasificaron en “sumisos” (estacionan en el primer lugar que encuentran y no pierden tiempo buscando lugares), los “optimistas” (grandes apostadores que intuyen que pueden encontrar lugar cerca de la puerta) y los “prudentes” (quienes no se detienen en el primer lugar libre pero apuestan al próximo, aunque no esté demasiado cerca).

Según las conclusiones, son precisamente los de este último grupo quienes desperdician menos tiempo, y por tanto, implementan una estrategia más eficaz. La peor metodología es la de los sumisos, ya que pierden mucho tiempo caminando hacia su destino.

Ambos físicos reconocen que el problema representa una complejidad de difícil abordaje, por la enorme cantidad de variables que podrían surgir en cada uno de los casos. Pero ante la falta de espacio y la enorme cantidad de vehículos en las ciudades, estos tres modelos en particular presentan, según Redner, una posibilidad de “mirar el fenómeno con los ojos correctos y que nos sirva para mejorar algo”.

COMENTARIOS