La historia de la azafata héroe del avión ruso incendiado que empujó a los pasajeros para salvarlos

La historia de la azafata héroe del avión ruso incendiado que empujó a los pasajeros para salvarlos

Tatyana Kasatkina, de 34 años, debió patear la puerta del avión y empujar a los pasajeros hacia el tobogán de emergencia para salvarlos de las llamas.

Durante el incendio del avión ruso, que causó la muerte de 41 personas, el pánico se apoderó de los pasajeros. Pero el accionar rápido y certero del personal de cabina hizo la diferencia para muchos de ellos.

Mientras las llamas rodeaban la nave y la convertían en una bola de fuego, los pasajeros desesperados trataban de escapar por los conductos de emergencia. Pero en el apuro y el terror, muchos salían corriendo con sus maletas, o se detenían en el camino para recogerlas. Sin querer, obstaculizaban la evacuación y dejaban a otros pasajeros atrapados en el interior del avión ardiente.

La azafata héroe, Tatyana Kasatkina, se hizo cargo de la situación y pateó con todas sus fuerzas una de las puertas que no se había abierto. Luego, empujo uno a uno a los pasajeros hacia los toboganes de emergencia.

“Cuando el avión se detuvo, la evacuación comenzó de inmediato. Todos gritaban que estábamos en llamas. Pero no había fuego dentro de la cabaña en este momento … Pateé la puerta con la pierna y empujé a los pasajeros para no retrasar la evacuación. Solo para apresurarlos, los agarré por el cuello de la espalda … Todo fue tan rápido. El humo ya era negro. Las últimas personas se arrastraban para salir … Todos se habían levantado de sus asientos y se habían movido hacia adelante, aunque el avión seguía avanzando a buena velocidad. Vi a la primera mujer llamar a alguien en su teléfono y decir: ‘estamos en llamas, nos estamos cayendo'”.

Los pasajeros que estaban en la parte posterior del avión quedaron atrapados cuando la gente trataba de rescatar sus equipajes de mano y demoraba en salir. Los videos de la tragedia muestran a los sobrevivientes, que salen cargados con sus abrigos y bolsos.

Pero el accionar de la azafata héroe logró hacer salir a varias personas que no tenían tiempo para esperar a que los demás retiraran sus efectos personales.

“Agradezco a Dios y a las azafatas que me salvaron. Siempre estuvieron con nosotros, ayudando a la gente a subir el tobogán y salir de la cabina llena de humo … Estaba oscuro y con un calor increíble por dentro”.

“Estaba sentado frente al motor y vi cómo se derretía todo. De alguna manera logré llegar a la salida, inhalando monóxido de carbono. Las azafatas dijeron: Vamos, rápido, gateando, un poco a la izquierda hasta la salida. Como resultado, logré saltar del avión”.

“Despegamos y luego un rayo golpeó el avión. El avión se volvió y hubo un duro aterrizaje. Estábamos tan asustados que casi perdimos el conocimiento. El avión saltó por la pista de aterrizaje como un saltamontes y luego se incendió en el suelo”.

COMENTARIOS