None
LA RIVALIDAD ENTRE NIKI LAUDA Y JAMES HUNT EN UNA PELÍCULA CON SELLO ÉPICO

"Rush, pasión y gloria", un filme con el vértigo de la Fórmula 1

Dos pilotos que se ganaron el fervor del público y que marcaron la historia de la categoría más importante del mundo, una rivalidad que los acercó a la muerte.

El cine estaba en deuda con la historia de dos hombres que marcaron la F1: Niki Lauda y James Hunt.
Pero Rush, pasión y gloria reivindica el duelo que por años protagonizaron estos dos corredores. Personalidades diametralmente opuestas y un solo objetivo: ganar, sellaron para siempre la rivalidad de Lauda y Hunt.
El director Ron Howard dos veces ganador del Oscar (Una mente brillante y Frost versus Nixon) junto al escritor nominado al Oscar Peter Morgan (Frost versus Nixon y La Reina) lograron recrear este ya legendario enfrentamiento en la F1 entre el playboy inglés James Hunt (Chris Hemsworth: Thor) y su disciplinado oponente austríaco Niki Lauda (Daniel Brühl: Bastardos sin gloria).
Rush tiene la virtud de poner de relieve el glamour que por los años 70 gozaba lo que se llamó el Circo de la Fórmula 1. James Hunt impuso en la categoría el prototipo de corredor irresistible y mujeriego, dedicado a la velocidad como diversión.
Su contraparte fue Niki Lauda, el calculador austríaco para quien la velocidad era una profesión y el cronómetro una obsesión.
El filme se inicia cuando ambos se conocen en la Fórmula 3. Y luego transita los años en los que el público se deleitaba con los grandes desafíos tanto en pista como en boxes. El filme abunda en duelos deportivos, verbales y gestuales entre Hunt y Lauda.
El terrible accidente que el austríaco protagonizó en 1976, en pleno Gran Premio de Alemania le otorga el dramatismo necesario a la película y pone blanco sobre negro cómo fue la relación entre estos dos pilotos.
La caracterización de Hemsworth como Hunt y Brühl como Lauda resultan impecables.
"Estoy alucinado con la forma tan auténtica en que soy interpretado por Daniel Brühl. En la película encaja verdaderamente cada detalle", aseguró el verdadero Lauda cuando vio el filme.
Pero además de las caracterizaciones, los actores se prepararon en monoplazas para adaptarse a sus papeles y a las tomas de pista. Brühl tuvo un accidente, que si bien no tuvo consecuencias, lo aproximó a la realidad de lo que puede ocurrir en carrera.
Una película que todo fierrero querrá ver y disfrutar, como un viaje a un mundo donde los héroes eran esos hombres de montaban autos de F1.

COMENTARIOS