UNIPERSONAL

Wainraich y su gran decálogo de insatisfechos

Sebastián Wainraich, quien cada fin de semana presenta en el teatro Maipo su unipersonal Wainraich y los frustrados, un pequeño decálogo de personas insatisfechas, admitió que en el contexto de la obra y a la luz de sus propios desconsuelos, descubrió que "podría pasar mucho tiempo vestido de mujer". "Para uno de los personajes me tengo que poner una peluca y un vestido y me di cuenta de que puedo ser muy sexy. Además, me meto en el papel y creo poder llegar a sentir lo que siente una mina", confesó Wainraich sobre la ninfómana arrasada por la vida, las drogas y el alcohol.
El unipersonal que comenzó hace dos años en un café concert y que ahora desembarcó en el emblemático espacio del Maipo, conjuga desde el humor tres personajes desgarrados en sus miserias que cuentan cómo el devenir de una vida plagada de desaciertos, truncó sus aspiraciones más primigenias.
Así, el conductor de Metro y medio encarna a un hombre descontento con la distancia que media entre la Alemania Nazi y la Argentina actual; un futbolista absolutamente frustrado con una relación patológica con su madre, y una mujer lisa y desbarrancada.

COMENTARIOS