None
"LA DUEÑA" LLEGO A LA PANTALLA DE TELEFE Y REVOLUCIONO LOS NUMEROS DEL RATING

Mirtha: yendo de la mesa al escritorio

La diva de los almuerzos salió a adueñarse de la ficción, y el público le dio más que una cálida bienvenida. Los números de encendido superaron las previsiones de los especialistas.

Mirtha Legrand anteanoche retomó su viejo oficio de actriz en La Dueña, con un texto y una estructura armada a su medida. Lo que Mirtha mostró fue más de ella misma: sus gestos, su besito lanzado con el dedo, su famoso "chau chau" y hasta su memorable "mierda, carajo" hicieron que la Señora se convirtiera en ella misma, solo que en vez de encabezar la mesa de los almuerzos, se sentará a encabezar una mesa de directorio.
El primer capítulo mostró eso y no mucho más, en otras palabras, el personaje es tan Mirtha, que no requiere de ella ningún esfuerzo actoral que permita hacer un juicio sobre sus dotes de actriz. La pregunta es si Mirtha puede despegarse de ella misma para darle entidad propia a Sofía Fontán.

La historia

Por otra parte la historia presentó desde el primer capítulo un hilo bastante interesante, con algunas intrigas que irán marcando el rumbo de esta ficción, y todos los ingredientes de las telenovelas.
Aunque algunas situaciones rozaron el ridículo, principalmente la escena final en la que un supuesto médico (que parece un secuestrador) la llama en medio de una reunión para informarle que debe ir urgente a verlo, por los "avances de deterioro" que ve en una tomografía, y que para colmo aparece de espaldas a la cámara y con una voz tétrica poco creíble.
Sofia Fontán (Mirtha) es dueña de un imperio cosmético y deberá sortear traiciones y peligros; con un buen relato el producto puede ser más que interesante.

Interpretaciones

Las interpretaciones fueron correctas en la mayoría de los casos, entre las que resaltó un histriónico Fabián Vena –en el papel de Diego, hijo de Sofía–, que con buen tino le puso un toque cuasi humorístico a una familia demasiado seria.
Florencia Bertotti, en el papel de Amparo, la nieta preferida de Sofía Fontán, le aportó al personaje, y a la tira, una naturalidad que hacía falta entre tanto personaje premoldeado.
Sorprendió Alfredo Casero en el papel de un juez, al cual Sofía conoce desde pequeño y que si bien la ayuda a evitar un atentado, también es el encargado de investigar la compañía Fémina.
Federico D'Elía se perfiló como un abogado sin escrúpulos, que adopta una posición enigmática, demasiado obvia e innecesaria.
Queda la incógnita de qué papel jugará Juan Gil Navarro, quien por el momento sólo aparece en fotos, porque representa a Federico, el asesinado hijo de Sofía.

Con rating a favor

A raíz de los buenos resultados cosechados el miércoles en cuanto a audiencia, la productora Endemol ya señaló que la serie podría extenderse.
Si bien esta ficción fue pautada en 13 capítulos (que aún no están grabados en su totalidad), ayer mismo diversas fuentes del medio filtraron que podría haber La Dueña por 26 capítulos, lo que la mantendría en pantalla hasta octubre.
En ese tiempo se forjarán alianzas, traiciones, amores, venganzas, y todos los condimentos que suelen tener las novelas, y que la figura de Mirtha deberá sostener, siempre y cuando el rating siga dando buenos números.

COMENTARIOS