None
ESPECTACULO INTERNACIONAL

Ricardo Arjona encantó a las juninenses

El guatemalteco ofreció un inolvidable show en el predio de la Sociedad Rural, al que asistieron más de 10 mil personas. “Señora de las cuatro décadas”, “Te conozco” y “Fuiste Tu” fueron algunos de los hits que hicieron delirar al público local.

“Lo que está bien está mal” es el tema que eligió ayer Ricardo Arjona para dar comienzo a su show en el Predio Internacional de Eventos de la Sociedad Rural de Junín, al que asistieron más de 10 mil mujeres y hombres que deliraron durante más de dos horas con sus canciones.
El esperado recital se llevó a cabo en el marco del “Metamorfosis World Tour”, en el que el cantante recorrió sus clásicos más exitosos y los temas de su último trabajo discográfico, titulado “Independiente”.
Pasadas las 22.15, las luces del predio se apagaron para dar lugar a una lujosa escenografía, que simulaba ser un cuarto con dos camas, una biblioteca y un gran reloj de fondo. Además, sobre el escenario se lució una pantalla gigante, en la que luego se proyectarían las letras y videos de una veintena de canciones.
El show comenzó con un ficticio noticiero –“Metamorfosis News”-, conducido por una presentadora que daba a conocer los desastres ocurridos en el mundo y la metamorfosis por la que está atravesando el planeta.
Tras esa escena, el guatemalteco apareció en las tablas para desatar el delirio de sus miles de fanáticas, que con sombreros, binchas y cámaras digitales, recibieron entre gritos al ídolo popular.
En cuanto al repertorio, a “Lo que está bien está mal” le siguieron “Hay amores” –ambas de su último disco-, “Animal nocturno”, “Desnuda” “Fuiste tu” y “Acompáñame a estar sólo”, listado que se completó con éxitos como “Historia de taxi”, “Cuándo”, “El problema”, “Te conozco”; “Si el norte fuera el sur”, “Dime que no” y “Cómo duele”.
El momento cumbre de la noche llegó con las estrofas de “Señora de las cuatro décadas”, el clásico más esperado por las mujeres experimentadas que en muchos casos fueron al recital acompañadas por sus hijas adolescentes.
El espectáculo dejó al público presente más que satisfecho, tanto por la entrega del cantante, como por el despliegue de la producción y la fastuosidad de la escenografía.
El otro negocio

Según pudo recabar DEMOCRACIA, varias personas aprovecharon la oportunidad que les brindó el recital para “hacer negocios” con el estacionamiento.
Es que, mientras que el servicio oficial estaba en manos de los miembros de la Sociedad Rural, cuyos trabajadores estaban debidamente identificados con chalecos naranjas, también hubo “trapitos” que cobraban 50 pesos por cada vehículo estacionado.
De esta manera, los fanáticos del músico se vieron obligados a afrontar un gasto extra para poder disfrutar del espectáculo sin sobresaltos.

COMENTARIOS