Bad Bunny.
Bad Bunny.
ESPECTÁCULOS

Bad Bunny: el cantante que dignificó al reguetón

Bad Bunny dejó de producir para unirse a las protestas de Puerto Rico, defiende los derechos LGTBI y también el uso de la música para la inclusión.

Que el reguetón, el rap y el trap son estilos de música tradicionalmente machistas y masculinizados es un hecho indiscutible. De vez en cuanto aparece alguien —en su mayoría mujeres— que tratan de romper con esta dinámica y componen canciones feministas que hablan de empoderamiento. Lo mismo pasa con la política: no suelen ser ámbitos muy politizados hasta que, una vez cada cierto tiempo, aparece alguien para dignificarlos. Pero rara vez son los hombres privilegiados los que hacen uso de su altavoz para dar visibilidad a otros colectivos. Y menos en el reguetón.
Entre esos estilos musicales se mueve el cantante Bad Bunny, que trata de hacer trap llevándoselo a su terreno latino, lo que hace que su música sea una especie de mezcla entre trap y reguetón con partes rapeadas en algunas canciones. Este artista, que aparece en las listas de grandes éxitos junto a otros como Daddy Yankee, Don Omar o Maluma, se diferencia de ellos por su corte social y activista, que trata incluso de llevarse a sus temas, haciéndolos cada vez más inclusivos. Además, es compositor de todas sus canciones aunque nunca ha estudiado música, algo de lo que no pueden presumir todos los artistas.
Su último disco es un claro ejemplo de lo que hace: lo que le da la gana—HLGMDLG: Hago lo que me da la gana, se llama —. Lo presentó en el programa de Jimmy Fallon volviendo a romper moldes y estereotipos: con las uñas pintadas, falda y una camiseta que denunciaba el asesinato de una mujer trans en su país.“Mataron a Alexa, no a un hombre con falda”, se podía leer en la prenda.
Su último videoclip tampoco ha dejado a nadie indiferente. En Yo perreo sola, Bad Bunny se viste de mujer y de drag y perrea con... Bad Bunny. Un videoclip más o menos criticado que, más allá de los errores, deja clara la intención del cantante de poner el foco en la inclusividad. Carteles con letras de neón en las que se lee “ni una menos” mientras él perrea sola y pide “que ningún baboso se le pegue y que la disco se prenda cuando ella llegue”.

.

Dejó la música por las revueltas de Puerto Rico

Liderando estas manifestaciones estaban artistas como Ricky Martin, Ñengo Flow, Residente o el propio Bad Bunny, que acusaron al gobierno de corrupción y exigieron la renuncia del entonces gobernador.
El cantante puertoriqueño dejó la música un tiempo. Publicó un comunicado en el que explicaba que iba a hacer una causa en su carrera para mostrar su apoyo a las protestas y viajó a su país para unirse a las multitudinarias marchas. “Yo sé que la noticia está corriendo el mundo, pero no es lo mismo yo verlo con mis propios ojos y sentir tanto!! A mis fanáticos de otros países, espero que me entiendan, no es el momento de sacar ni promocionar música ni estar subiendo fotos. No puedo, mi gente me necesita y yo los necesito a ellos”, señaló junto a un vídeo en el que decía que volvería a su país porque era hora de “romper con el cabrón fanatismo político”.
Expresó también que la lucha “contra el Gobierno corrupto y abusador” era necesaria para dar ejemplo al mundo y a las “nuevas generaciones”, además de para “enseñar al Gobierno quién manda en Puerto Rico”. Y dicho y hecho: viajó a su país para “salir todos los días a la calle y seguir manifestándose”, ya que “no podemos darle la espalda al pueblo, a nuestra patria ni a nuestra isla”.

COMENTARIOS