Castro y Rojas: ¿Los mensajes eran ciertos?
ESCÁNDALO EN EL MUNDO DEL ESPECTÁCULO

Castro y Rojas: ¿Los mensajes eran ciertos?

Luciano y Sabrina están distanciados desde hace dos meses. Semanas atrás aparecieron escandalosas acusaciones de ella contra él en su cuenta de Instagram, que luego borró y denunció hackeo. ¿Eran verdad?

A semanas de verse involucrados en un gran escándalo, que incluyó fuertes acusaciones de ella contra él en su cuenta de Instagram, aunque después fueron borradas y la actriz denunció que había sido hackeada, ayer se conoció que Sabrina Rojas y Luciano Castro están separados desde hace dos meses, por lo que aquel extraño suceso, de graves denuncias virtuales, vuelve a tomar ahora otra reinterpretación.
La confirmación de la distancia llegó de boca de uno de los protagonistas. Luciano Castro se lo admitió a Jorge Rial, quien, ayer, en “Intrusos”, contó detalles de cómo están las cosas entre el galán de televisión y la actriz y modelo. Según el periodista, los dos, en este momento, están vacacionando juntos en Mar del Plata, de donde es oriundo Castro, junto a sus hijos, Esperanza (5) y Fausto (4), montando una especie de pantalla de unión familiar por el bien de sus niños.
Castro y Rojas comenzaron su romance en 2010 tras bambalinas. Los dos eran parte de la adaptación teatral de “Valientes”, la telenovela que catapultó a la fama a Castro en la pantalla de El Trece.
Recién seis años después, en 2016, la pareja decidió oficializar su unión con un matrimonio por civil, en la intimidad de su familia. Los tortolitos contaron su casamiento con una feliz foto en sus redes sociales en donde mostraron la libreta azul.
Ella, en aquel entonces, aseguró: “Sí, me casé con el amor de mi vida”. Él eligió hacer referencia a la exitosa sitcom: “Casados, con hijos...”. Vale mencionar que, además de sus hijos, Fausto y Esperanza,
Castro también tiene a Mateo (16), fruto de una relación anterior, y el que Rojas siempre quiso como propio. Parecía una pareja feliz y de las más consolidadas del ambiente. Por eso, en la madrugada de la Navidad, sorprendió aquel extraño episodio en las redes sociales de ambos, que hizo que varios especularon con que algo estaba sucediendo.
“Al psicópata, violento, drogadicto alguien lo tiene que parar”, fue la advertencia en letras mayúsculas que en la jornada navideña pudo leerse en una historia de Instagram de Rojas. La catarata de especulaciones no tardó en caer. Periodistas, seguidores y no seguidores de la ex modelo se preguntaron a qué se refería con ese mensaje que también anunciaba: “Por fin me voy a liberar... Te voy a sacar la careta... Te respeté mucho tiempo... Lloré y callé. Lamento todo lo que va a suceder después... no por vos, por la gente que realmente te quiere y por todos los que creen que sos una gran persona. Sobre todo tres que te admiran”. Y avisaba: “Tengo testigos”, y “mirá cómo me pongo”, un parafraseo de la consigna surgida tras la denuncia de Thelma Fardin contra Juan Darthés por violación.
Tras semejante amenaza pública, a Rojas le llovieron las llamadas de familiares, amigos, colegas y periodistas que quisieron saber si en efecto el supuesto acusado era su esposo, Luciano Castro, padre de los “tres” hijos -dos de ellos con la ex participante del “Bailando”-, que lo “admiran”. Hubo que esperar algunas horas para que, tras aquel suceso, Rojas apareciera en su Instagram con una nueva historia, denunciando los hackeos a su cuenta y a la de su esposo: “Gracias a todas las personas que se están preocupando, me explota el teléfono, no suelo estar despierta a esta hora, pero tanto a Luciano como a mí nos hackearon”, escribió desde sus vacaciones familiares en Mar del Plata.
En el caso de Castro, el ataque virtual que condenó Rojas refería a la captura de pantalla de una misteriosa conversación con una mujer que apareció en su Instagram: “Decime qué querés”, decía él, y la mujer: “Que dejes de ser un fantasma y conocerte. Pero no sé quién escribe del otro lado y no voy a quedar como una goma total que creo que lo estoy haciendo ya. Tantos Luciano Castro hay”.
Muchos pensaron, en aquel entonces, que, tras descubrir los chichoneos con esa mujer, Sabrina Rojas habría estallado y, en un impulso, descargó toda su furia y bronca en las redes sociales contra el actor. Aunque después, tras meditar sobre lo sucedido, y las consecuencias que sus denuncias podrían traer aparejadas, recapacitó y pensó en “solucionarlo” inventando lo del hackeo, algo que pocos le creyeron sobre todo porque, si alguien es hackeado, puede estar más de una semana hasta recuperar su cuenta, mientras espera los pasos de convalidación de la red social. Algo que Rojas habría logrado en escasas horas…
Días después del episodio, Ángel de Brito contó que la pareja, el día previo a Navidad, habría protagonizado una fuerte discusión, por la que Rojas habría abandonado momentáneamente la casa. Después, más tranquila habría vuelto.
Ayer, consultada por Rial, Sabrina Rojas confirmó también la separación y negó, una vez más, que haya escrito aquellos polémicos posteos.

COMENTARIOS