Maquillaje de verano

Cuando estamos bronceadas el maquillaje empieza a ser un problema: ¿cómo se maquilla una en estas fechas en que la piel ha adquirido un favorecedor moreno?.
Sin embargo, las imperfecciones siguen presentes y las ganas de resaltar lo mejor de nuestros rostros también, así que ¿por qué no recurrir también en el período estival a 'las pinturas'?
En primer lugar, tenemos que hacernos de unos polvos bronceadores que aplicaremos en el rostro de manera uniforme y sin que sobrecarguen nuestra piel.
Ésta es una de las claves en cualquier época del año: no pasarse, pero en verano todavía más, ya que un exceso de polvos apagaría nuestro moreno.
La mejor manera de aplicar estos polvos, que acentúan el dorado de la piel, es darse con la brocha toquecitos en las mejillas, la frente, la nariz y la barbilla.
No usaremos texturas cubrientes y mates ni tampoco correctores de ojeras. Si a pesar de todo decidimos emplear correctores porque las ojeras persisten aun estando bronceadas ha de ser en cantidades muy pequeñas y muy bien aplicados.
Si querés resaltar tus ojos, podés recurrir a los tonos grises o tierra, pero con mucha mesura.
El rimel, mejor si es marrón porque da un aspecto mucho más natural, y en verano, la naturalidad es la protagonista.
Y por último: el cuerpo. En escote, la espalda y las piernas quedarán espectaculares si les aplicamos aceites, geles o fluidos que se funden con la piel y esconden pigmentos brillantes.

COMENTARIOS