COMO LLEVARLO

Aguamarina: El color del verano

Fresco, impactante, dice presente en todo tipo de prendas. Consejos para lucirlo y brillar en esta temporada.

El aguamarina es ese tono un poco más claro que el verde agua y más intenso que el celeste. Se viene como tendencia casi obligatoria para esta temporada que, si bien ya empezó a mostrarlo en algunas vidrieras, promete replicarse por millares en la playa bajo la fuerte luz del sol.
Ejerce un efecto psicológico refrescante que se explica en parte por su relación con el agua y, en parte, por una propiedad cromática comprobada por la física: los colores claros absorben menos el calor de los rayos solares.
En términos de imagen y colorimetría, la buena noticia es que el aguamarina es un color que va perfecto con todas las paletas personales, especialmente sobre las pieles bronceadas.

Tips para tener en cuenta


-Es un color muy delicado pero, a su vez, muy delator. Por eso: tené cuidado con las zonas del cuerpo donde lo vas a llevar.

-Siempre es conveniente llevarlo sólo en las zonas donde queremos destacar alguna virtud física, dado que si intentamos utilizarlo en zonas que son para disimular, por ejemplo en pantalones, cuando tenemos caderas anchas vamos a lograr el efecto contrario.
-En vestidos da un aspecto etéreo y elegante, por lo cual es muy indicado llevarlo en modelos de cóctel.

-Es un tono revitalizador, contrarresta un rostro de aspecto cansado al iluminarlo.

-Es ideal para las mujeres de ojos celeste o turquesa ya que ayuda a resaltarlos.

-Queda espléndido en accesorios como gargantillas, anillos, aros y pulseras.

-Es ideal para géneros livianos y volátiles como gasas, muselinas y bambula, complementando un estilo hippie chic.
-Lo podés llevar en blazers, tops y remeras, siempre respetando la regla básica de usar la monocromía cuando es necesario estilizar (mujeres bajas o con algún sobrepeso) y la combinación de colores cuando se necesite llevar el foco a una parte en especial (mujeres altas o muy delgadas que necesitan incorporar volumen).

-Para morochas de pieles cálidas conviene elegir un aguamarina más tirando al verde; las de pieles frías y rubias pueden virar a un tono más pastel.

-Va perfecto con blanco (para el día) y con negro, dorado o plateado (para la noche).

COMENTARIOS