None
MUJERES

Los sonidos del silencio

Las estadísticas dicen otra cosa. Si bien el 70% de los roncadores son hombres, las mujeres también ocupan un lugar nada desestimable dentro de esta problemática. “Es más frecuente que los hombres ronquen por su constitución anatómica, los tejidos están más engrosados, el cuello tiene más grasa muscular y suelen tener más tendencia al sobrepeso.
En las mujeres, ocurre cuando existen problemas en las glándulas tiroideas, con la menopausia y la consecuente caída hormonal, ya que con la edad se relajan los tejidos y se empiezan a poner más fláccidos”, dice el doctor Claudio Haissiner, otorrinolaringólogo, especialista en ronquido y apnea del sueño, que considera además: “Los ronquidos deben ser considerados una enfermedad y no como un suceso normal en la vida de las personas”.
Dicen que el ronquido pudo haberse originado como un mecanismo de defensa en los humanos primitivos para alejar a los animales, mientras dormían, ya que se desarrolla casi con exclusividad en los humanos. Lo cierto es que el ronquido es el sonido que se produce durante el sueño como consecuencia de la vibración de los tejidos blandos de la garganta.
El engrosamiento de los mismos, el tamaño aumentado del paladar y de la úvula y la obstrucción nasal son otras de las causas físicas que lo originan y de las que ni los presidentes Winston Churchill, Abraham Lincoln y George Washington quedaron exentos. Comprobado: el ronquido atraviesa culturas y clases sociales. Este sonido se puede tornar en una pesadilla para los que están cerca y hasta puede provocar conductas violentas, despertando reacciones asesinas. Cuenta la leyenda que en 1871, el criminal texano John Wesley Hardin mató a un vecino que dormía en la habitación contigua porque roncaba demasiado.
En Argentina, 1 de cada 3 habitantes ronca, es decir que más de 10 millones padecen este trastorno, y entre los 50 y los 65 años, se encuentra la franja más afectada. Para combatir el ronquido, que según la Organización Mundial de la Salud afecta al 25% de la población mundial, existe un spray antirronquidos.
“Este es un producto lubricante y astringente que hace que los tejidos adquieran mayor tonicidad y esto contribuye de manera progresiva a reducir el ronquido”, explica la farmacéutica, Claudia Arata, directora técnica de Cinetic Laboratorios Argentina.
La fórmula antirronquido actúa sobre la flaccidez del tono muscular. Contiene agentes que permiten la lubricación de las paredes de la mucosa faríngea, que refuerzan el tono muscular de la mucosa y que permiten la bioadhesividad por ocho horas. Esto significa que uno deja de roncar toda la noche, con sólo aplicarse dos shots de este mousse- spray, libre de aceites y con sabor a menta.
“Este medicamento queda adherido a las paredes de la garganta y permite que funcione durante toda la noche”. Y Arata da detalles del mecanismo: “El carragenato, con características bioadhesivas, se une a la mucosa faríngea de la garganta, generando un puente de hidrógeno en la zona, logrando un efecto prolongado, además de favorecer el paso del aire en forma natural, lo que propicia una adecuada oxigenación”.
Entre las condiciones que predisponen al ronquido, están el sobrepeso, el alcohol, el cigarrillo, los sedantes y relajantes musculares.
Si el ronquido no se trata, puede provocar cefalea, cansancio, mal humor, dolores musculares, hipertensión, problemas de concentración, trastornos de la memoria y sexuales, ya que como explica Haissiner, “la persona que ronca tiene mala calidad de descanso.”
Además, según el otorrinolaringólogo, “el corte de la respiración puede estar asociado a accidentes cerebrovasculares, hipertensión arterial o infarto agudo de miocardio, además de que deterioran la salud de la pareja”. Las consecuencias del ronquido permanente pueden provocar además de baja productividad laboral y accidentes automovilísticos, inestabilidad matrimonial y familiar.
El 33% de las consultas por ronquido es porque molestan a su pareja; en Estados Unidos, el 23% de los matrimonios vive en cuartos separados a causa de los ronquidos de su cónyuge; y en Inglaterra, las mujeres llaman a sus maridos roncadores “rinocerontes preñados”, “trenes expresos” o “motosierras”.
Para que dormir pueda volver a ser un placer (para todo el núcleo familiar y también los vecinos), se recomienda no cenar de manera abundante y comer con poca grasa, no tomar bebidas alcohólicas o con cafeína y dormir con ropa cómoda.
Si esto no funciona, los especialistas proponen usar prótesis orales, dilatadores nasales y aerosoles bucales.
También se puede realizar una cirugía no invasiva, llamada coblation, que se hace con radiofrecuencia.
“Los métodos pueden variar, pero lo que hay que tener en cuenta es que si el paciente presenta sobrepeso, hay que tratar de que baje y, si hace falta, corregir el trastorno de tiroides es elemental”, aclara Heissiner sobre este problema que afecta a hombres, mujeres, ricos y pobres y puede deteriorar las relaciones con los que más queremos: nuestra pareja.

COMENTARIOS