“Admitimos el pluralismo y los matices”

En estos 50 años, el Colegio Marianista acompañó los avatares de la ciudad y el país.
En ese marco, también fue blanco de la persecución perpetrada durante la última dictadura cívico militar. Fue en esos años cuando el padre Julio Santamaría fue detenido ilegalmente en Junín.
Al repasar esos hechos, el capellán Luis Casalá analiza cómo se vivió ese momento dentro de la comunidad educativa y religiosa marianista: “Una característica de los marianistas es la de admitir el pluralismo, nunca fuimos fundamentalistas. Siempre ha habido matices entre nosotros y respeto a distintas posturas. Y también tenemos un profundo sentido de familia y de comunión. Entonces, seguramente habría personas que pensarían que no era muy prudente tomar determinadas posiciones, pero todo el mundo sabe quién era el padre Julio, jamás fue un tipo violento. Yo mismo también tuve algún problema en Buenos Aires y sentí el respaldo de la comunidad, aun cuando no simpaticen con el hecho de que uno participe en una marcha, porque sabemos quiénes somos y eso es muy importante”.

COMENTARIOS