ESTÉTICA

Los cosméticos y la piel: cómo evitar reacciones alérgicas

El propósito de los cosméticos es ayudarnos a vernos lo mejor posible, y a sentirnos lindas y limpias, ¿no es cierto? Pero, cuando menos lo esperas, podrías tener una reacción alérgica a algunos de sus ingredientes, irritándote la piel y causando el resultado inverso. A continuación, te contamos todo sobre la alergia cosmética ¡para que puedas evitarla!

Como los cosméticos generalmente se aplican en el rostro, es en esta zona en la que vemos más a menudo las reacciones de la piel a los alérgenos, tal como señala el portal especializado en medicina Medicine Net. Así, podríamos notar una dermatitis en un área roja, picosa y escamosa, generalmente situada en el sector en donde se ha aplicado el cosmético. En otras ocasiones, las reacciones pueden aparecer como puntos negros, foliculitis, piel oscurecida o urticaria.

Los culpables

Entonces, ¿quiénes son los que nos provocan estas molestias? De acuerdo con el portal especializado en medicina WebMD, las fragancias y los aditivos para preservarlas son generalmente los culpables. Aun los productos cuya etiqueta dice “inoloro”, podrían tener un suave perfume para cubrir los aromas químicos, aunque sea casi imperceptible. Por eso, antes de comprar, asegúrate de que estén marcados como “libre de fragancias”, o “sin perfume”.
Al mismo tiempo, dicho portal señala que casi todos los productos que contienen agua deben tener algún tipo de conservante. Los más comunes son los parabenos, imidazolidinil urea, Quaternium 15, DMDM hidantoína, fenoxietanol, metilisotiazolinona y formaldehído, compuestos químicos que han sido ligados a alergias de la piel.
 
Cómo evitar las alergias
De acuerdo con WebMD, hay mucho que puedes hacer para evitar sufrir de alergias a los cosméticos:
- Elige productos con pocos ingredientes, para reducir las chances de tener una reacción alérgica a alguno de ellos.
- Hazte una prueba de parche antes de usar cualquier producto nuevo. ¿Cómo? Poniendo poca cantidad en la parte interna del codo, y esperando entre 48 y 72 horas. Si la zona se enrojece, se hincha, pica o quema, ¡no uses ese producto!
- Ponte el perfume en la ropa y no sobre la piel, ya que esto puede reducir el riesgo de tener una reacción alérgica a la fragancia, o a que este producto interactúe con los ingredientes de otro, causando una reacción en la piel.
- No confíes en las etiquetas. Aunque un producto prometa ser hipoalergénico, haber sido testeado por un dermatólogo o no ser irritante, no hay garantías de que serán amables con tu piel. Por eso ¡no te saltes la prueba de parche!
 Tomando estas precauciones, estarás obligando a tus cosméticos a que cumplan su verdadero propósito: ¡hacerte ver (y sentir) fabulosa! Eso sí: antes de hacer algún cambio considerable en tu rutina de belleza, o ante la duda, no olvides consultar con tu dermatólogo.

COMENTARIOS