Monasterio de la transfiguración

La Congregación de las Hermanas de la Santa Cruz, fundada por el Padre Teodosio y la venerable Madre Bernarda Heimgartner en Menzinguen, llegó a establecer una casa en La Ciudadela en 1954. La fundación, según el Nuncio José Fietta, debía ser un complemento para la obra del Monasterio Benedictino. María Marenco de Sánchez Díaz les donó el casco de la estancia. Al mismo tiempo que fraccionó su estancia en unidades familiares de 120 hectáreas.
Primeramente pareció que las Hermanas iban a dedicarse a la enseñanza y a la catequesis. Pocas eran las Hermanas que poseían títulos nacionales. En lugar de ello actualmente ofrecen hospedaje para religiosas y laicas que quieran hacer un retiro espiritual cerca del Monasterio.
Para eso edificaron 14 habitaciones. Todo el año tienen huéspedes de este tipo.
En 1981 se edificó una simpática capilla para sus oraciones diarias y para las huéspedes, en la misma se venera a Nuestra Señora de la Epifanía (su imagen es una de las dos que se encuentran en el mundo). Con su catequesis han preparado a muchos niños para la primera comunión y confirmación. Esta comunidad de Hermanas es una muestra elocuente de la presencia de Dios en este denominado Cuartel Tercero del partido de General Viamonte.

COMENTARIOS