Complica el panorama agropecuario la falta de lluvias en nuestra región
GENERAL VIAMONTE

Complica el panorama agropecuario la falta de lluvias en nuestra región

La zona núcleo atraviesa una sequía que pone en riesgo el normal desarrollo de los cultivos. Ya se prevén pérdidas en maíz y soja.

Justo en coincidencia con el período en el cual la mayoría de las variedades de maíz y soja necesitan agua para definir sus rindes, la sequía se convierte en protagonista de un panorama muy poco alentador. El fenómeno de la “NIÑA” sumado a las altas temperaturas, está amenazando con convertirse en un coctel mortal.
Recorriendo algunos lotes y dialogando con productores locales, empieza a reinar la desesperación entre ellos, dado que las necesidades hídricas no satisfechas genera un déficit que impactará en los rindes. El agua disponible en el período de llenado de grano es vital para asegurar un rinde aceptable. Por eso es que los especialistas afirman que, de no llover en los próximos 15 días, los rendimientos en soja y maíz podrían caer hasta los niveles de las campañas 2008/09 y 2011/12, unas 6,5 millones de toneladas menos en comparación con las 57,5 millones de toneladas del ciclo 2016/17.
Las precipitaciones fueron escasas, bastante dispares en los distintos cuarteles del distrito, algunos de los cuales se beneficiaron un poco más pero en ninguno de los casos fue suficiente como para abastecer las necesidades de los cultivos en curso.
El problema mayor es que, en aquellos lotes donde no llovió cuando se necesitaba, ya no hay vuelta atrás y el daño es irreversible al momento que comienza a darse el marchitamiento de hojas y la pérdida de flores.
Si bien la realidad actual es bastante poco alentadora en nuestra región, hay otras que han tenido buenas lluvias, tal el caso del centro sur de Santa Fe y una parte del oeste cordobés. Allí, las precipitaciones estuvieron dentro de los niveles requeridos, hecho que permite a los cultivos avanzar sin contratiempos a R4 o R5, es decir a plena fructificación o inicio de formación del grano.
Justo entre esas dos etapas se inicia el período más crítico, donde la disponibilidad de agua impacta directamente en el rinde.
Los especialistas auguran una mejora de condiciones climáticas recién en la segunda mitad de febrero, aunque tampoco se esperan lluvias significativas. José Luis Aiello, especialista de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario explicó que en febrero La Niña seguiría siendo una protagonista indeseable, pero que observaba activos los mecanismos regionales que seguían aportando agua a Córdoba y Santa Fe. Sin prever mejoras sustanciales en el régimen pluviométrico, destacó que era muy positivo que sigan operando estos frentes, aunque actúen a pequeña escala.

Trigo récord
Por otra parte, un informe elaborado por el economista Blas Rozadilla de la Bolsa de Comercio de Rosario indica que el trigo argentino "continúa rompiendo récords en el mercado exterior, ya que en 2017 cerró con exportaciones por 2.364 millones de dólares, y aumentaron las ventas externas 28,6% en un año, es decir 526 millones de dólares respecto de 2016. Además, indicó que esta vez, el "buen desempeño del cereal local se focaliza en el comercio exterior".
"Nuevas marcas en ventas mensuales a Brasil, la diversificación de destinos de exportación y el crecimiento de las divisas generadas caracterizan la gran competitividad en este cultivo", dijo.

COMENTARIOS