ENTREVISTA CON DEMOCRACIA

Franco Flexas: “Las obras llegan a los barrios más vulnerables”

El jefe comunal de General Viamonte se mostró confiado en que la ciudadanía va a revalidar la gestión en las elecciones de octubre y destacó la inversión en infraestructura que se realiza con la ayuda de Nación y Provincia en los sectores más postergados.

¿Cómo marcha la gestión? Se observa que están comenzando obras clave para el distrito.
-Nos encontramos en otra etapa del gobierno, el primer año nos abocamos a revertir el déficit y acomodar las cuentas, acomodar los procesos administrativos y hacer un relevamiento y diagnóstico de lo que hacía falta, porque nos encontramos con falta de datos para tomar decisiones. Hoy entramos en una etapa distinta, de obras, estamos comenzando el desagüe en el barrio Juan El Bueno, por un monto de 54 millones de pesos, para un barrio postergado, que no tiene desagües, ni cordón cuneta, que se inunda y sufre el problema, en épocas de inundación, de las napas altas, que son un foco infeccioso, de contaminación. Primero se tiene que hacer esta obra, y luego podremos avanzar con cordón cuneta y asfalto, porque es un trabajo que va a demandar unos nueve meses. En este barrio viven unas 400 familias, pero tiene una capacidad mucho mayor para seguir poblándose. A partir de esta obra y de que podamos hacer otras, va a terminar de poblarse. También hay una obra de cordón cuneta y estabilizado, en el otro barrio olvidado, que si bien tiene desagües, faltan los sumideros, por lo que cada vez que llueve sufren los anegamientos y a los vecinos les resulta imposible salir de sus casas. También vamos a hacer 22 cuadras de asfalto, cuatro en la localidad de Baigorrita, donde no se hacía pavimento desde el año ’79, se va a hacer en la parte céntrica, se va a seguir completando alrededor de la plaza.

-Viamonte es uno de los pocos municipios que a cambio de la ayuda social, pide una devolución.
-Es uno de los programas más importantes, porque primero hicimos unas 1200 encuestas familiares, con trabajadores sociales, para salir a la calle, ir al barrio, las cuales nos determinara las necesidades que había; nosotros ir a buscarlas y no que ellos vengan. Modificamos las cajas de alimentos, se aumentó la mercadería, con más productos, y de mejor calidad, y además se arma la caja de acuerdo a la cantidad de integrantes de cada familia y a las necesidades. También en el diagnóstico se vio la necesidad de ayudas concretas, de viviendas con problemas de derrumbe, por lo que armamos un programa de viviendas vulnerables, donde hay una asistencia directa del municipio, sin pedir nada a cambio. Pero después, yo lo dije en campaña, que aquellas personas que necesitan ayuda se les da, pero tienen que devolverlo en dinero, en cuotas, o lo puede devolver con trabajo, con su oficio, y lo hacen en el horario que ellos pueden, porque no es un trabajo municipal. Ya tenemos alrededor de veinte personas trabajando y se ha cambiado la concepción, entender que hay que devolver la ayuda a la comunidad. Es un cambio de paradigma cultural. Uno como Estado tiene que dar la ayuda, pero la persona que tiene la capacidad para devolverla, lo tiene que hacer, nada es gratis, por eso se les pide esta contraprestación.

En seguridad se invirtió tanto en la parte vial, monitoreo, patrulleros, ahora tenemos setenta cámaras funcionando, cuando antes había veinte.

-¿Cómo está la actividad económica en el distrito?
-Según los datos que nos ha dado Hidráulica, tenemos un 25% de los campos bajo el agua, no estamos en la situación de 2015, que nos afectó mucho, pero hay muchos caminos y parcelas encharcadas. Lamentablemente el distrito es casi exclusivamente agrícola-ganadero, y tenemos poca actividad industrial y de servicios, por lo que estamos en pleno desarrollo, trabajando para recuperar el parque industrial, que no lo tenemos en funcionamiento por un litigio judicial, de expropiación, y dentro de poco va a haber novedades, y ahí va a haber fondos para la infraestructura. Tenemos una deficiencia que es estructural. Pero yo me encuentro con dos realidades: por un lado gente que busca trabajo, y por otro, oficios que no se cubren, como gasista, electricista, albañilería, porque no hay personas calificadas. Y el mismo problema se repite con las pymes, con algunos comercios, que no encuentran empleados, a muchos les cuesta cumplir horario o no pueden estar muchas horas, falta predisposición, es un problema de educación, de una generación que cree que puede ganar mucho trabajando muy poco, o que puede faltar un lunes, un martes, y no hay problema.

-Es un año electoral, ¿cree que los vecinos van a revalidar lo hecho por su gestión hasta el momento?
-Yo creo que sí, se ha notado un cambio de concepción, el cambio que se esperaba desde hacía muchos años, por supuesto, falta mucho para mejorar, pero no le hemos mentido a la gente, le hemos dicho lo que íbamos a poder hacer y lo que no, vinieron obras, tanto de la Provincia como de la Nación, el financiamiento nos ha servido mucho para llegar a la gente, y seguramente estamos en una época en la cual la sociedad pasó de no quejarse, a quejarse de todo, pero creo que en el fondo la gente va a valorar todo lo hecho, las obras, el equipamiento en el hospital, ahora hay guardias pediátricas, que antes no había y estamos proyectando remodelar todo el hospital. He hecho asambleas, barrio por barrio, en los pueblos, para seguir estando en contacto.

-La seguridad sigue siendo la principal demanda de los vecinos.
-En seguridad se invirtió tanto en la parte vial, monitoreo, patrulleros, ahora tenemos setenta cámaras funcionando, cuando antes había veinte, tenemos un centro de monitoreo, cámaras con detección de patentes, por lo que podemos decir que hemos avanzado, aunque ahora quiero avanzar más en la cercanía del policía a la gente, que creo que es una etapa que nos falta, volver al policía de la esquina, que se acerque, que le pregunte a la gente y que el vecino le tenga confianza. Nos falta trabajar, obviamente, en la capacitación y en que el personal esté más activo.

-¿Ya tiene el candidato para encabezar la boleta?
-Sí, pero por ahora no lo vamos a decir. En la Cuarta Sección, junto a Salvador Serenal y Érica Revilla y otros dirigentes radicales, impulsamos la candidatura a senadora de Lourdes Zaccardi, oriunda de Chivilcoy.

-¿Le falta más radicalismo al frente Cambiemos?
-No, cada uno tiene el espacio que se merece, y en eso creo que el espacio que tiene la UCR es por obra, gracia y culpa del radicalismo. Tenemos el espacio que nosotros nos hicimos valer. Pero no creo que al Gobierno le falte radicalismo. En el grupo de intendentes radicales nos sentimos muy conformes con todas las medidas, con el acompañamiento de la Provincia y de la Nación. Por más que se lleve la peor parte Macri en todo este tablero, porque además hay errores que no tendrían que ocurrir, pero la verdad es que sin el apoyo del Presidente, estas obras y estos cambios no hubiesen sido posibles. Además, se está llegando a los lugares donde había más necesidades, la plata de las obras se está destinando mayormente a los lugares más vulnerables, y esto al Presidente, por más que venga de una familia rica, nadie se lo va a poder quitar.

-¿Complica la gestión la situación económica?
-Lo vemos con preocupación, pero también, en lo personal creo que no quedaba otra y que la gente lo sabía, es una transición, y creo que va a haber signos de reactivación, pero hay que trabajar, y tenemos que estar todos los sectores. Era imposible seguir con el consumismo y que la gente no tuviese capacidad de ahorro, este era un problema de fondo, con el impuesto que más castiga a la pobreza, que es la alta inflación. Sí creo que hay que dar la discusión por la redistribución de la riqueza, pero que estas medidas había que tomarlas, era algo inevitable.

COMENTARIOS