Para la Justicia, el agua de Rojas tiene más arsénico que el recomendado

Para la Justicia, el agua de Rojas tiene más arsénico que el recomendado

La Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo de San Nicolás confirmó la sentencia de primera instancia y ordenó que la Municipalidad presente un plan para adecuar el nivel de la sustancia.

En las últimas horas se dio a conocer la sentencia dictada el 3 de septiembre pasado, en la cual la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo de San Nicolás declaró desierto el recurso planteado y, en consecuencia, confirmó la sentencia del Juzgado en lo Contencioso Administrativo de Junín en la cual se estableció que el agua de la ciudad de Rojas tenía mayor nivel de arsénico que el recomendado por el Código Alimentario y se ordenó que la Municipalidad presente un plan de adecuación.

Así, recordemos que la sentencia del juez administrativo había determinado que el Municipio de Rojas debía establecer “un plan integral que refleje la incorporación tecnológica y las obras de infraestructura de rigor tendientes de adecuar el nivel de arsénico hacia el 0,01 mg/l que tolera el artículo 982 del Código Alimentario en el agua que consumen los habitantes del Partido de Rojas”.

En diálogo con Democracia, el abogado Juan Ignacio Pereyra e impulsor del proceso dijo que "arrancamos en el Juzgado Contencioso Administrativo de Junín en 2012, lleva varios años este tema, todo este tiempo presentamos muchas pruebas respecto de que el agua en Rojas no es potable; en nuestro país, el Código Alimentario Argentino establece qué es potable y qué es no potable, y en el artículo 982 se establecen los parámetros de potabilidad del agua para consumo humano, son sesenta parámetros, entre los cuales, si bien hay cerca de veinte plaguicidas, los que se están usando ahora no están en esa tabla, está desactualizada" y agregó que "desde el municipio no miden todas las variables, entonces nosotros hicimos estudios de la variable del arsénico y dio por arriba de lo permitido, siempre se valieron de la prórroga que indicaba que toleraba más arsénico en agua y nunca hicieron el plan de adecuación para que haya menos arsénico y los agroquímicos son sustancias arsenicosas que no podemos subestimar, dañan el ambiente: aire, tierra, agua y alimentos".

Consultado respecto de cómo continúa el proceso judicial, Pereyra señaló que "ahora tienen que presentar un plan de adecuación de la calidad del agua, el agua no es potable por la mano del hombre, sucede lo mismo en Junín, en Pergamino, el problema del arsénico es de todo el noroeste de la provincia de Buenos Aires y es grave porque genera daños invisibles". En tanto, si bien la Municipalidad de Rojas compartió los resultados de estudios realizados al agua de red que confirmaban la potabilidad, todavía no ha efectuado una comunicación oficial tras el reciente fallo dictado por la Cámara de Apelaciones.

COMENTARIOS