Taller de huerta con almácigos adaptados para personas en sillas de ruedas.
Taller de huerta con almácigos adaptados para personas en sillas de ruedas.
RESIDENCIA DE ABUELOS

El Hogar de Ancianos San Francisco de Asís de Rojas fortalece el vínculo con la comunidad

Más de 70 adultos mayores habitan el espacio que cuenta con infraestructura recientemente inaugurada y una importante cantidad de talleres que incluyen salidas, trabajos de huerta, cocina, yoga y tejido, entre otros.

El Hogar de Ancianos San Francisco de Asís de Rojas es una ONG sin fines lucrativos y declarada, por decreto municipal, entidad de bien público. Allí habitan más de setenta adultos mayores y la institución se caracteriza por mantener un vínculo estrecho con la comunidad rojense, la participación de los vecinos en las actividades que se proponen desde el Hogar es permanente y reciben numerosas donaciones. En los últimos años, el lugar comenzó a incorporar actividades variadas que revinculan a los abuelos con sus intereses y ello condujo a que sea uno de los espacios más solicitados en lo que respecta a residenciales para adultos mayores. Recientemente, se inauguró una nueva ala con tres habitaciones triples y luminosas, con medidas estandarizadas para personas con discapacidad y un office para el personal. En ese sector, aún resta inaugurar una habitación doble, un baño público y la enfermería.


“En el último tiempo empezamos a tener una mejor organización en cuanto a incorporar personas idóneas en cada área y, de esa manera, cada persona tiene un rol específico; se establecieron horarios, el lugar donde cada mucama debe trabajar, la manera de trabajar, los métodos, la concientización respecto del buen trato al adulto mayor, esto es algo que estamos trabajando muchísimo, para las tres partes: desde el familiar, el adulto mayor con otro adulto mayor y las empleadas con ellos”, contó a Democracia Romina González, directora de la institución, y agregó “se trabaja en la nivelación por patologías, agrupando a adultos mayores que están en mejor situación neurocognitiva y los que no, se hicieron tres niveles: los que casi no tienen patología, los que tienen patologías intermedias y los que tienen patologías severas; de acuerdo a esos tres niveles se hacen actividades focalizadas y adaptadas a estas circunstancias”.
El Hogar de Ancianos cuenta con nueve talleres actualmente, uno es de yoga, hay paseos, salen a caminar, van al centro a merendar, se hacen salidas para quienes pueden movilizarse por sus propios medios y, a veces, también van en sillas de ruedas porque se hacen tareas colaborativas entre los adultos mayores. “Uno acompaña a otro y, a veces, cuando tienen algún problema físico, se acompañan entre ellos, hacen actividades compartidas, buscamos potenciar que colaboren entre ellos”, dijo González a este diario. También hay taller de tejido, de música, de huerta, “la persona que dicta el taller de tejido vende lanas entonces trae muchas, se hacen mesas redondas donde se ponen a tejer distintos puntos; el de huerta empezó hace quince días, ahí se hacen almácigos en estructuras donde se pueden poner sillas, porque mucha gente en silla de ruedas se puede sumar y lo que se cosecha es para utilizarlo en los talleres de cocina; en el taller de cocina hacen galletitas, panes saborizados y la idea era poner hierbas aromáticas para utilizarlas; hay otro taller que es de porcelana fría; otro de gimnasia; se hace el bingo, es el que más convocatoria tiene porque se acercan familiares a participar, se dan pequeños premios, como paquetes de galletitas, y esto hace que todos los días haya actividades”, detalló la directora del Hogar de Ancianos. Además, en el residencial se hacen misas, se festejan los cumpleaños y todas las fechas del calendario tales como Pascua, Navidad, Año Nuevo, entre otras.


“En cuanto al personal, tenemos enfermeras, mucamas, encargadas, una persona responsable del lavadero, cocinera, médico y directora; también hay un equipo interdisciplinario que coordina los talleres semanales, hay una psicopedagoga, una psicóloga, una trabajadora social y un grupo de talleristas voluntarios que vienen por vocación, por oficio, por distintos motivos; de esa manera, se va sumando gente”, contó Romina González y agregó que “muchos adultos mayores llegan desde sus casas y otros vienen de otros geriátricos, eligiendo el Hogar por las actividades que tenemos, porque esto les potencia lo poco o mucho que tienen para dar y que tiene que ver con sus gustos e intereses”.
Respecto del lazo que mantiene el Hogar con distintas instituciones rojenses y la comunidad en general, Romina dijo que “el vínculo que tenemos con la ciudad de Rojas es muy fuerte, fue creciendo porque la comunidad, al notar cambios, se fue involucrando, muchos vecinos se dieron cuenta de que había una administración clara, transparente, que había avances en la calidad del cuidado de adultos mayores y se fueron sumando instituciones”. En este sentido, la directora agregó que “Lalcec siempre participa cuando hay eventos, traen tortas, o también hacen eventos a beneficio del Hogar, el Rotary, las señoras de la Asociación de Federados Argentinos, han venido escuelas, niños a visitarnos, chicos que están en proceso de confirmarse con sus catequistas para hacer una actividad social en torno a los adultos mayores; hace poquito se hizo una colecta de pañales, donde muchas personas estuvieron brindando colaboración un día entero, estaba todo el lugar preparado para que jueguen los niños y vino una fotógrafa profesional que sacó fotos a cambio de donación de pañales, de esta manera, la comunidad se ve permanentemente involucrada, con distintas actividades que se plantean desde el Hogar”.

COMENTARIOS