Proveedores de Tandil llegaron para probar las incubadoras y calibrar sensores.
Proveedores de Tandil llegaron para probar las incubadoras y calibrar sensores.
INVERSIÓN EN SALUD

La Unidad de Neonatología del hospital de Rojas, cada vez más cerca de ser inaugurada

Los proveedores de las incubadoras llegaron a la ciudad desde Tandil para probar por los equipos y alistar los sensores. Trabajan en los últimos detalles antes de colocar todo el equipamiento en la sala para que comience a funcionar.

En 2016, Analía Guilera, pediatra especialista en neonatología, presentó un proyecto para que el hospital de Saturnino Unzué de Rojas cuente con una unidad de cuidados intensivos para recién nacidos, con una complejidad acorde al número de nacimientos que se producen en la ciudad. A partir de allí, y con el apoyo de la Municipalidad de Rojas y de la Cooperadora del hospital, se fueron atravesando diversas instancias para que, finalmente, el espacio sea puesto en marcha este 2019: se realizaron los trámites burocráticos ante el Ministerio de Salud, se construyó el lugar, se acondicionó, se capacitó al personal, se compró el equipamiento y, por estos días, se encuentran en la etapa de calibración y ajuste de sensores y demás piezas de las incubadoras previo a colocar todos los equipos y recibir la visita de miembros del Ministerio de Salud para que habiliten el área y así comenzar a funcionar.
El área de neonatología en el hospital de Rojas posicionará a la ciudad y su servicio de salud en un nivel más elevado ya que, hasta que se inaugure, los pacientes recién nacidos que requieren cuidados intensivos deben ser derivados de urgencia a centros de localidades vecinas, o bien, los casos de menor complejidad son asistidos con personal calificado en el nosocomio pero sin las condiciones y el espacio ideal que necesita un bebé al recibir ese tipo de cuidados. En los casos donde la derivación a otra ciudad es la única opción, el bebé debe ser separado de su familia siendo que, en sucesivas oportunidades, la mamá no tiene posibilidad de viajar para estar a su lado. En diálogo con Democracia, la médica Analía Guilera contó que “actualmente tenemos una beba con bajo peso que nació asfixiada y tuvimos que reanimarla, por suerte salió bien, pero ese bebé tiene que estar en neo y nosotros la tenemos ahora en la misma habitación que la mamá, con el suero y la sonda, con todo lo que necesita pero no dentro de la estructura de neo, que es lo que corresponde”.
En los últimos días, llegaron desde la ciudad de Tandil los proveedores de las incubadoras para ajustar los sensores y probar el equipamiento. En este momento, en el área se están polarizando los vidrios y luego se colocarán las cámaras; una vez terminados los últimos detalles, se colocará el equipamiento completo para esperar la habilitación del Ministerio de Salud y luego inaugurar. “Aún no sabemos cuándo van a venir desde el Ministerio, toda la parte burocrática está hecha, se enviaron todos los curriculum de los pediatras, neonatólogas y enfermeras que van a trabajar en la neo, ahora ellos tienen que venir a visitar el lugar”, contó Guilera a este diario y agregó “es una neo de segundo nivel A, como indica la ley, acá no va a haber nenes prematuros chiquitos, por el número de partos que tenemos en Rojas no podemos ser de alta complejidad, el paciente que va a estar en esta neo va a ser mayor de 32 semanas y va a pesar más de un kilo y medio”. En cuanto al personal que va a trabajar en el lugar, Analía Guilera señaló que “en cuanto a los médicos, son pediatras que en la residencia tuvieron capacitación en neo, además nosotros fuimos haciendo cursos para actualizarnos durante todo este tiempo, desde que se presentó el proyecto; somos dos neonatólogas las que estamos a cargo de la neo y coordinando; por otro lado, todas las enfermeras son de pediatría y, a su vez, hicieron capacitación en enfermería neonatal: tres hicieron el curso en Junín que son dos años, otras dos fueron al Garrahan y otras tres fueron a Pergamino”.
“La gente acepta muy bien que haya área de neonatología en el hospital de Rojas, me han llegado mensajes de felicitaciones por haberlo logrado, esto es algo muy importante para la ciudad; son muchos los casos que tenemos que derivar y en otros se trabaja no en las mejores condiciones porque no contamos con el equipamiento”, finalizó Guilera.

El equipamiento
El área contará con: cuatro incubadoras de última generación, un módulo de servo-humedad, dos servocunas, dos respiradores microprocesados, cuatro monitores con ECG, Sp02, Resp. Temp. Y PNI, un módulo de presión invasiva de dos canales, cinco oxímetros de pulso de mesa, un sistema de monitoreo central, cuatro bombas de infusión, cuatro bombas de infusión a jeringa, dos luminoterapias de led, dos calentadores humidificadores servocontrolados, seis calentadores humificadores económicos, nueve blenders mezcladores, tres sets de halos (chico, mediano y grande), ocho reanimadores autoinflables neonatales, cuatro cunas de acrílico, un carro de recepción de recién nacidos, un neopuff reanimador infantil con pieza en “t”, una balanza electrónica para bebés, y un laringoscopio de fibra óptica con tres ramas rectas.

COMENTARIOS