La ex planta de La Serenísima está ubicada sobre la Ruta 188.
La ex planta de La Serenísima está ubicada sobre la Ruta 188.
ESPERAN LA ENTREGA DEL LUGAR

Funcionará un nuevo proyecto productivo en la ex planta de La Serenísima de Rojas

El gobierno local recuperará el espacio para remodelarlo y trabajar allí en una iniciativa que genere fuentes de empleo. Aún aguardan que el molino de harina que funcionó hasta el año pasado deje las instalaciones.

El municipio de Rojas recuperó la ex planta de La Serenísima, ubicada sobre la Ruta Nacional 188, y allí funcionará un nuevo emprendimiento productivo que generará nuevas fuentes de empleo en el distrito.
El predio tiene alrededor de cuatro hectáreas, donde se encuentran el edificio de la ex planta de leche y hay dos inmuebles más: uno es una casa habitada por gente que antes trabajaba en el lugar, y el otro es un galpón. Si bien se barajó la posibilidad de instalar allí el Centro de Zoonosis, la idea fue descartada y, desde el área de Producción, aseguraron a Democracia que se trabajará en la remodelación del espacio para luego dar lugar a un nuevo proyecto. En diálogo con este diario, Georges Breitschmitt, titular del área, se refirió a los pasos a seguir.

- ¿Cuándo se inició la gestión para recuperar la ex planta de La serenísima?
- El lugar se había alquilado a un molino harinero y ellos tenían ciertas cláusulas a respetar que, desde diciembre de 2017, no las respetaban; básicamente no se cumplía con la harina que tenían que entregar a modo de alquiler y tampoco con la cantidad de empleo que tenían que generar. Luego tuvieron problemas internos y se decidió no renovarles el alquiler, que venció en septiembre de 2018. Ya se les venía avisando, desde diez meses antes, que no se les renovaría; de hecho, no produjeron en todo el año 2018, entonces el intendente tomó la decisión de no renovarles el alquiler por estos incumplimientos y, a partir de ahí, se fueron barajando varios proyectos.

- ¿Qué ideas se tuvieron en cuenta para aplicar en el espacio?
- El edificio no quedó en buenas condiciones, cuando desarmaron el molino se produjo deterioro del inmueble y no tenía mantenimiento. La idea es volver a poner ahí un proyecto productivo y embellecer ese lugar que es la puerta de entrada a Rojas, porque está sobre la Ruta 188. El predio tiene unas tres hectáreas de campo y, en su momento, se barajó la posibilidad de hacer una especie de huerta, pero se complicó conseguir gente que quiera trabajar en eso.El proyecto productivo no está definido, hay entre dos y tres personas en Rojas que quieren encarar distintos emprendimientos, por un lado, un pequeño molino harinero, hay dos variables más que todavía hay que darles forma. Quisimos evitar tener que ir a un juicio y tardaron mucho en devolvernos el edificio, deberíamos haberlo tenido ahora en marzo, que ya está terminando. Se hizo larguísimo este proceso, nos tendrían que haber devuelto el espacio mucho antes.

- ¿Se descartó la posibilidad de ubicar allí el Centro de Zoonosis?
- Se descartó la idea de instalar ahí el Centro de Zoonosis porque está muy cerca de la ruta y podía generar peligro que estuvieran los perros, además ya se había invertido dinero en la perrera que están para el lado de la Ruta 31.

- Respecto de las fuentes de empleo, sería una nueva alternativa para Rojas
- Sí, desde ya que significaría un nuevo espacio para crear fuentes de empleo. En ese sentido, desde el año pasado, las Escuelas de Formación Profesional pasan por la órbita de Producción y estamos tratando de ver qué necesidades reales tienen las empresas y queremos terminar con los cursos tradicionales que se hacían de pasteleros, fideeros porque, si bien son importantes, también queremos ver qué demandan las empresas. Y nuestra idea es instalar un proyecto que genere empleo, aunque no será algo que mueva mucho la aguja, serán unas cinco personas las contratadas.

COMENTARIOS