EMOTIVO RECONOCIMIENTO

Distinguieron a dos médicas de Rojas por su trabajo voluntario en el norte argentino

La Comisión de Cultura del Honorable Concejo Deliberante realizó un homenaje a las médicas pediatras Analía Guilera y Victoria Menoyo por su labor en el pueblo Alto La Sierra del Chaco salteño.

Analía Guilera y Victoria Menoyo son dos médicas pediatras de Rojas que, junto a la ONG ADeSar realizan visitas periódicas al norte argentino para dar asistencia a miembros de las comunidades originarias que viven en zonas muy alejadas,a las que resulta muy difícil llegar, principalmente en época de lluvias, cuando los caminos se vuelven pantanos.
Hace dos años comenzaron a viajar a Alto La Sierra, un pequeño pueblo ubicado en el Chaco salteño, a más de nueve horas de distancia de la ciudad capital. Allí la mitad de la población son niños y los vecinos son, mayormente, miembros de la comunidad wichi.
En el monte las familias viven en condiciones precarias, en chozas con cuatro palos como columnas y lonas como techo; no tienen luz y tampoco agua potable. No tienen calzado ni condiciones de higiene.Están al margen: en el mapa y en el sistema.
Cada vez que los profesionales llegan al norte, se instalan en el hospital del pueblo –que no tiene médicos, ni ambulancias, mucho menos especialistas- y durante cinco días se procede a recorrer la zona en busca de las familias que viven de manera aislada, para atender aquellos casos de embarazadas, niños y adultos en situación de riesgo.
Por esta actividad meramente solidaria, en la que se recibe mucho más de lo que se entrega y donde se encuentran miradas de agradecimiento que no abundan en todas partes, la Comisión de Cultura del Honorable Concejo Deliberante de Rojas reconoció a las pediatras locales que forman parte del grupo que viaja al norte y el homenaje tuvo lugar en el marco de una serie de reconocimientos a personalidades destacadas de la ciudad en 2018.
En diálogo con Democracia, la pediatra Analía Guilera dijo que “para nosotras es importante que la sociedad conozca el trabajo que estamos haciendo, no por nosotras en lo personal sino para que se sepa lo que ocurre en el norte, cómo viven esas familias, y qué se necesita todo tipo de ayuda”. En otro orden, la médica agregó que “cuando una hace estas cosas no está esperando un reconocimiento pero es lindo recibir este mimo de la gente”.
Analía y Victoria no son las dos únicas profesionales de la salud que viajaron este año al chaco salteño, también lo hicieron la médica generalista Norma Vetrano y el bioquímico Ignacio Dicamillo. “Cuando me toca coordinar el viaje a mí trato de llevar a compañeros de Rojas porque es bueno que todos atraviesen una experiencia así, viajamos según la especialidad que haga falta; por ejemplo, cuando hicimos catastro de hidatidosis llevamos a un médico infectólogo y siempre vamos cambiando”, apuntó Analía Guilera y continuó “en febrero se hace el próximo viaje a Alto La Sierra y va a ir Victoria, yo viajaría en abril a coordinar la parte de Triple Frontera, o bien, a Alto La Sierra.”
Este año la fundación ADeSar agregó otro proyecto que se lleva a cabo en conjunto con la Fundación Mundo Sano y el apoyo de los ministerios. “Hacemos control de embarazos en la Triple Frontera: laboratorio completo (HIV, sífilis, chagas), ecografías con un generador porque no hay luz y control clínico”, señaló Guilera y agregó “esto es en el partido de Santa Victoria Este (Salta), Alto La Sierra está incluido y también dos parajes de Bolivia y uno de Paraguay, que están en espejo con el Pilcomayo, lo que sería la costa de Santa Victoria Este, es todo el Chaco sudamericano”. Por primera vez viajaron en junio, luego en agosto y en octubre.“Se viaja cada sesenta días, salen dos equipos de trabajo: el que va a Triple Frontera cuenta con un obstetra, ecógrafo, generalista y bioquímico; y para Alto La Sierra van pediatras, clínicos y bioquímico”.

COMENTARIOS