De derecha a izquierda: Claudio Rossi, Luis Campanella, Mario Raposo, Analía Guilera, Gustavo Andrioli y Cristian Ford.
De derecha a izquierda: Claudio Rossi, Luis Campanella, Mario Raposo, Analía Guilera, Gustavo Andrioli y Cristian Ford.
SERVICIO DE SALUD

Neonatología en el hospital de Rojas, un proyecto cada vez más próximo a concretarse

La obra del sector para recién nacidos en el Unzué avanza a paso firme y solo resta colocar el equipamiento para ponerlo en funcionamiento.Entrevista con la Dra. Analía Guilera, jefa de pediatría de la institución.

La ciudad de Rojas no cuenta con sala de Neonatología ni en el Hospital Unzué ni en la Clínica Privada. Cada recién nacido que necesita ser asistido es derivado a Pergamino, ya sea por una complicación respiratoria a resolverse en un lapso de 48 horas, o por un caso de prematuro extremo.
Desde hace unos diez años, la Jefa de Pediatría del Hospital Unzué, Analía Guilera, lucha por concretar el proyecto de tener en Rojas una sala de neonatología para poder atender a los bebés y trabajar como cada caso lo requiera.
En diálogo con Democracia, Guilera contó de qué manera avanza la obra en el nosocomio local y en qué aspectos el nuevo servicio beneficiará a los vecinos rojenses.

- ¿Cuándo empieza a gestarse el proyecto de tener un sector de neonatología en Rojas?
- El proyecto de la sala de neonatología en el Hospital Unzué data de unos diez años. Yo presenté una estadística, una justificación, de por qué era importante contar con este sector y ahora la obra avanza con el aporte de la Municipalidad de Rojas y de la Cooperadora del Hospital. Nosotros estamos teniendo unos 300 nacimientos al año y, de esos recién nacidos, el 36,5% requiere de atención neonatológica, solo teniendo en cuenta los más complejos, porque si se cuenta a los bebés de terapia intermedia el porcentaje crece a más del 60%.

- ¿De qué manera asisten al bebé que requiere este servicio siendo que no hay neonatología en Rojas?
- Nosotros solventamos la demanda del servicio de neonatología pero de una manera muy dificultosa, lo hacemos como podemos. Cuando nace un bebé que precisa estos cuidados hay que conseguir una derivación y en la zona las neo están colapsadas. Muchos de esos pacientes recién nacidos sufren distress transitorio, una dificultad respiratoria, y necesitan oxígeno para que se resuelva la situación en 48 o 72 horas. En muchos casos lo hemos resuelto en la habitación junto a su mamá y en otros derivamos a ese bebé a Pergamino, que es nuestro lugar de referencia, pero estamos ocupando un espacio que podría necesitar un prematuro extremo, que requiere de la complejidad que tiene la neo de Pergamino. Me ha pasado de recibir un bebé prematuro y tener que ponerle un respirador en la terapia de adultos hasta que saliera la derivación que tarda entre cinco y doce horas. La idea es trabajar en mejores condiciones, como se debe, en un lugar que tenga neo y no arreglándonos con lo que tenemos.

- ¿Con el nuevo sector de neonatología van a poder atender todos los casos?
- Con esta obra, Rojas va a contar con el servicio de neonatología y eso implica que muchas madres elijan tener a sus bebés acá y no en ciudades vecinas. Además, va a permitir que Pergamino no colapse con casos que podemos resolver nosotros. Se podrá atender a un bebé con distress transitorio, un paciente de más de 32 semanas, con un nivel de complejidad que podemos estabilizar en las 48 horas y sostenerlo sin separarlo de su mamá o que ella tenga que viajar dejando a sus otros hijos. De esta manera, a Pergamino le queda lugar libre para un prematuro extremo que si o si tiene que estar allá porque esta neo no va a tener la complejidad de Pergamino. Va a ser menor pero va a contar con los recursos para compensar a un bebé mientras sale la derivación.

- ¿En qué va a consistir este nuevo sector del hospital Unzué?
- Neonatología va a tener cuatro unidades completas, con una incubadora, bombas y monitor; dos de estas cuatro unidades van a tener respirador, porque por ahora no podemos tener más de dos pacientes con respirador por el recurso. Va a haber dos de terapia intensiva con respirador, dos de terapia intermedia, y cuatro cunitas para cuidados mínimos, en total va a haber una capacidad de ocho espacios. Los casos más frecuentes son por dificultades respiratorias al nacer, hemos tenido prematuros, emergencias por embarazos mal controlados y no teníamos lugar físico para compensarlos y lo hacíamos junto a la mamá. En cuanto a lo edilicio ya está terminado, están los pisos, todo listo, falta el equipamiento, que es lo más costoso. El Municipio y la Cooperadora del hospital fueron quienes cubrieron los gastos y ahora el municipio está encargado de definir los presupuestos para obtener el equipamiento.

- ¿Cuáles son los recursos humanos que requerirá el nuevo servicio?
- Es una neo que precisa un neonatólogo que la coordine y pediatras que hayan tenido formación neonatológica durante su residencia. Todos los médicos que estamos en la guardia somos ex residentes que tuvimos formación en neo. Si no hubiera un equipo así sería imposible, uno solo no puede y la idea es seguir formando más gente. Por ahora soy la única neonatóloga pero vamos a incorporar una más que hizo la residencia en Pergamino y vive en Rojas, nosotras vamos a coordinar la neo y van a estar los pediatras que tuvieron formación de este tipo. En cuanto a las enfermeras de pediatría, comenzaron a capacitarse en los últimos dos años, mientras levantaban las paredes de la obra. La idea fue ir capacitando para que estén todos listos y comenzar ni bien esté terminado.

- De esta manera también va a crecer el servicio de salud en la ciudad.
-Totalmente. Hay mamás que tienen otros hijos y se tienen que ir a otra ciudad porque el bebé está en neo, y nosotros, teniendo la posibilidad de hacerlo, lo queremos hacer, porque también es crecer. Pergamino y Junín crecieron mucho en este sentido, y Rojas no. Principalmente, hoy en día es una necesidad porque tenemos problemas con las derivaciones de los recién nacidos, las neo están colapsadas y ni hablar si hay brotes de bronquiolitis.

COMENTARIOS