El intendente y el presidente de ABSA recorriendo las instalaciones.
El intendente y el presidente de ABSA recorriendo las instalaciones.
LINCOLN

ABSA inauguró una nueva Planta de Ósmosis Inversa que beneficiará a 30 mil habitantes

La Ósmosis Inversa es la nueva tecnología con la que ABSA ha encontrado soluciones a los históricos problemas que se presentaban en el servicio de agua potable de Lincoln, General Villegas, Chivilcoy, Pehuajó y Carlos Tejedor.

ABSA inauguró una Planta de Ósmosis Inversa, para potabilizar el agua de la ciudad de Lincoln, que beneficiará a sus 30.000 habitantes.
En el acto oficial, estuvieron presentes las autoridades de ABSA, del Municipio y referentes locales.
Cabe destacar la nueva obra, optimizando la producción y potabilización del agua, ya que tiene la capacidad de potabilizar casi 5 millones de litros de agua por día.

Más detalles

El intendente municipal Salvador Serenal y el presidente de ABSA, Raffaele Sardella, presidieron el acto.
La obra que tuvo una inversión de 83 millones de pesos, beneficia a unos 30.000 habitantes ya que eleva la calidad del servicio de agua potable en la ciudad cabecera.
El intendente Serenal afirmó que “después de tantos días de lucha, este es un día histórico para el pueblo de Lincoln”. Y recordó las instancias que debieron atravesar los vecinos que se autoconvocaron en 2005 hasta que en el 2013 la Corte Suprema de la Nación emitió un fallo favorable al reclamo de los vecinos.
Por su parte, Sardella recordó que “al principio de la gestión, los vecinos y el intendente nos vinieron a ver, los escuchamos y hoy tienen esta planta que les da agua potable para toda la población”.
En el predio que tiene ABSA sobre las calles; las Rosas y los Alelíes, se construyó un galpón con las medidas de seguridad correspondientes y dentro del mismo se instalaron los dos módulos potabilizantes que aportan 200 m3 por hora más a la red de agua de la ciudad.
Además, se construyeron 3 nuevas perforaciones que abastecen a la planta, se ejecutó el tendido de 3.875 metros de cañerías de diversos diámetros y se instaló una cisterna con capacidad para almacenar 500 m3 de agua cruda y 1.000 m3 de agua tratada.
Para poder poner en funcionamiento la planta, los filtros y el sistema de Ósmosis inversa, en la obra se contempló la repotenciación eléctrica.
La Ósmosis Inversa es la nueva tecnología con la que ABSA ha encontrado soluciones a los históricos problemas que se presentaban en el servicio de agua potable de Lincoln, General Villegas, Chivilcoy, Pehuajó y Carlos Tejedor.

COMENTARIOS