Casa de la Cultura de Roberts.
Casa de la Cultura de Roberts.
LINCOLN

La Casa de la Cultura se afianza como espacio de las artes en Roberts

En el pueblo del partido de Lincoln existe una importante sala donde se organizan distintos espectáculos y muestras, para la comunidad.

La Casa de la Cultura de Roberts es un espacio donde confluyen las artes, de la mano de un grupo de vecinos que quieren afianzar la actividad cultural en el pueblo.
En diálogo con Democracia, Rodolfo Sala, integrante de la comisión directiva de esta entidad, y director de Museos del Municipio de Lincoln, explicó las actividades que están realizando para impulsar este espacio.
El entrevistado explicó que la Casa de la Cultura de Roberts, en 1996 se formó un grupo de teatro que actuaba en distintas salas y encontró este espacio, era una antigua sala, donde se pasaba cine, creada por un privado en 1923, solo seis años después de que se fundara el pueblo. En 1933 ya había grupos de teatro en la zona y en Roberts se erigía la Casa de Arte, donde se hacían talleres de teatro y de radio teleteatro.
Esta sala estuvo funcionando hasta 1986, aproximadamente, y después se mantuvo cerrada hasta que un grupo de gente, en 1999 comenzó a reactivarla, alquiló a los actuales dueños y se abrió una sala de teatro que se llamó la Casa de la Cultura de Roberts.
El Grupo de Teatro de Roberts que impulsó la apertura de la sala, estaba a cargo de Ricardo Sala, quien en ese momento estudiaba teatro en La Plata y viajaba continuamente.
“Esto fue hecho a pulmón. El grupo se formó ante las expectativas y necesidades de la gente”, explicó Rodolfo Sala, quien es hermano de Ricardo.
En el 2000 se inaugura por primera vez la Casa de la Cultura de Roberts y estuvo abierto hasta hace cuatro años atrás, que si bien tuvo continuidad con las comisiones, no mantenían actividades.



Un año de trabajo
Según lo relatado por Rodolfo Sala, en marzo de 2019 se decide conformar un nuevo equipo de trabajo y hacer una puesta en valor del edificio para crear un espacio, ya no vinculado solamente al teatro, sino polifacético, policultural, con diferentes actividades: teatro, fotografía, cine, música, artes visuales, etc.
“Volvió a resurgir la sala, con la integración de vecinos y aporte económico de gente a través de donaciones y rifas. Y fue de ese modo, en los orígenes mismos de la sala, que se juntaron fondos para la restauración de este espacio, con los famosos ‘chanchos móviles’. Es decir donaban un cerdo y lo paseaban en un carro el tiempo en que tardaba en asarse. Cuando terminaba de cocinarse el chancho se rifaba en la radio local”, recordó.
Este año, el 7 de julio se hizo la reapertura de la Casa de la Cultura de Roberts, con un espectáculo de cultura, con músicos de la zona.
Organizan actividades cotidianamente como para que la casa recobre vida. El viernes 27 de septiembre estuvo en Roberts el evento Sonamos Latinoamérica y el sábado 28, una obra de teatro titulada “Amigas desgraciadas”, con gran éxito en la sala.
“Actualmente se piensa en otras cuestiones que tienen que ver en cómo recaudar dinero sin que eso signifique un sacrificio, cuando entendemos a la cultura como una forma que tenemos de vincularnos con los diferentes actores de una sociedad y de ejercer algunos de los derechos que tenemos como seres humanos, como el de la cultura y la educación”, dijo.

Habilitación
Entre las cuestiones en las que están abocados los que organizan actividades en la Casa de la Cultura en Roberts, está el armado de la Asociación Civil de Arte y Cultura de Lincoln, cuya sede se trasladó a Roberts y tiene personería jurídica.
El hecho de tener personería jurídica abre otras puertas, por ejemplo la habilitación, que está en tratativas, según lo dicho por Sala.
Lo cierto es que la Casa de la Cultura es uno de los espacios más ganados dentro de los ámbitos culturales del partido de Lincoln y la personería jurídica de la Asociación Civil les permitiría obtener subsidios, estatales o privados, para hacer lo que haga falta a fin de obtener la habilitación correspondiente.
Sala manifiesta que “los pueblos muchas veces se sienten relegados, consumidos por las ciudades cabeceras”, por lo cual parte de este proyecto es afianzar un espacio que tenga que ver con defender el derecho a la cultura que tiene el vecino.

COMENTARIOS