POR LAS INSTITUCIONES

El nuevo Museo de Megafauna: secretos de los gigantes

Lincoln está preparando su museo en el que habrá réplicas de animales de la Era del Hielo. Uno de los artesanos que les dará vida a estos gigantes le contó a Democracia el proceso de construcción de estos meganimales que deslumbrarán a niños y adultos.

Los grandes hallazgos fósiles que durante los últimos años dejó al descubierto el Río Salado, convirtieron a Junín y la zona en un nuevo polo de historia paleontológica. En los últimos años, se encontraron cientos de fósiles importantes. Son restos de megafauna, es decir, animales que en la adultez pesaban más de 1.000 kilos y que vivieron a finales del pleistoceno e inicios del holoceno. Tienen entre 15 mil y 25 mil años de antigüedad.

En apenas pocas semanas, en la ciudad de Lincoln, se inaugurará el Museo de Megafauna que tendrá réplicas de estos meganimales que habitaron durante la Era del Hielo, que están siendo construidos por artesanos locales mediante la técnica de cartapesta.

El Museo tendrá un sentido pedagógico para formar a niños y jóvenes estudiantes del distrito en este tipo de seres vivos, así como tomar conocimiento en cuanto a flora existente en aquel tiempo.

Actualmente, se está trabajando en la creación de seis réplicas talladas en telgopor de importantes dimensiones. Se trata de un hippidión (caballo), megaterio (perezoso gigante), mastodonte (elefante), gliptodón (armadillo gigante) smilodón (tigre de diente sable) y un arcaduz (oso gigante).

El artesano Raúl Traversa, encargado de la construcción de los ejemplares, dialogó con Diario Democracia y contó detalles sobre este nuevo desafío al que le dedica un rato cada día y todos sus fines de semana.

¿Cómo te convocaron a participar del proyecto y de qué se trata?


Yo soy artesano y tengo conformado un equipo con tres colegas con los que siempre trabajamos para el Carnaval. Lamentablemente uno de ellos falleció una semana atrás, y otro está de licencia, así que solo quedamos trabajando Carlos Rivero y yo.Según nos contaron, el Museo va a recrear no solo los animales que estamos construyendo sino también su hábitat para que la gente lo pueda visitar, y los colegios también. La idea es que sea algo pedagógico.

¿Cómo hacen el trabajo?


Por medio de Internet nos dedicamos, primero, a recolectar la información de cada ejemplar. Buscamos todo lo que pudimos saber sobre el peso y la estatura de cada animal, porque no hay ninguna información que sea exacta. En base a eso, armamos como serían estos animales que vivieron en la Era del Hielo. Con la información de peso y estatura, sacamos una proporción y tratamos de llevarlo a medida real, respetando las dimensiones lo más posible.


¿Cuántos animales están armando para el Museo?

Estamos haciendo seis. Yo no sé los nombres científicos de cada uno, pero puedo asemejarlos en imagen a los animales que conocemos. Uno es similar a un oso, pero mide alrededor de dos metros de alto por tres de largo. Hay un perezoso que, si bien es similar al perezoso actual, este medía entre tres y cuatro metros. Después hay un tigre que se llama Diente de Sable, que tiene unos colmillos superiores muy prolongados. Este animal pesaba, en esa época, alrededor de 400 kilos. También estamos armando una especie de mulita, que replicamos a partir de fósiles que se encontraron por la zona de Junín. Y el otro animal que ya tenemos hecho es un ejemplar bastante parecido a un caballo. Y nos quedaría por empezar a hacer el mamut, que va a ser uno de los más grandes para tallar.

¿Qué materiales usan para armar las figuras?
Estamos tallando telgopor macizo. Son bloques que se van tallando, con eso logramos una perfección en el trabajo y además que perdure en el tiempo. Al ser macizo, no se deforma. Luego de tallarlo y pulirlo, usamos la técnica de la cartapesta. Y, por último, le damos color y realce al trabajo con la pintura. Todos los materiales los mandamos a pedir a fábrica por las dimensiones especiales y la cantidad que tenemos.

¿Cuándo comenzaron con el trabajo y cuándo planean tenerlo terminado?


Empezamos en marzo y le dedicamos un tiempo todos los días cuando nuestras otras obligaciones nos lo permiten. Los fines de semana le dedicamos casi tiempo completo y esperamos tenerlos listos para julio, más específicamente, para el aniversario de Lincoln.


¿Cuál es el gran desafío de este trabajo?


Tenemos que jugar un poco con las imágenes de estos animales, que solo las vemos en los libros y tratar de que nuestras réplicas se asemejen lo más posible. Y para eso tenemos que tener en cuenta muchísimas cosas. Al ver estos gigantes montados, nos siguen sorprendiendo a nosotros y los vemos todos los días. Y pensamos también en lo que le va a generar a la gente.

COMENTARIOS