“El radicalismo nacional no tiene un objetivo claro”, apuntó Víctor Aiola.
“El radicalismo nacional no tiene un objetivo claro”, apuntó Víctor Aiola.
CHACABUCO

Víctor Aiola: “Cuando termine la convención, Cornejo debería dar un paso al costado”

El intendente de Chacabuco y dirigente radical de la provincia de Buenos Aires hizo una lectura del armado del escenario político: consideró que es posible que María Eugenia Vidal vaya por la presidencia de la Nación y criticó con dureza al radicalismo nacional.

El intendente de Chacabuco, Víctor Aiola, fue uno de los primeros intendentes que apoyó el “Plan V” que propone que María Eugenia Vidal sea candidata a presidenta de la Nación y, pese a que la gobernadora insiste que su futuro está en la provincia de Buenos Aires, el dirigente radical sostiene que aún esa opción está entre las posibilidades. Por otro lado, en diálogo con Democracia, Aiola hizo una lectura del panorama electoral y dejó entrever que la UCR de la provincia de Buenos Aires se tiene que hacer cargo del radicalismo nacional.
¿Qué lectura hace del armado del escenario político de cara a las elecciones?
- Dividiría el análisis en dos partes: lo nacional y lo provincial. A nivel provincial, de la mano de Daniel Salvador en el radicalismo, se decidió por una mayoría abrumadora continuar en Cambiemos, sentirnos parte y socios fundadores de esa coalición. En la provincia estamos ordenados, sabemos que la dupla Vidal Salvador es un ejemplo, lo dijo la gobernadora: “Cambiemos en la provincia de Buenos Aires es ejemplo de Cambiemos en el país”. En cuanto a lo nacional, y de cara a la convención del lunes, primero decir que el único partido en el país que decide su política de alianzas y su futuro en una convención, totalmente democrática, donde todos se pueden expresar, es la UCR; es un lugar de diálogo, de expresión, un ejercicio democrático digno de imitar. Sin embargo, vemos que la conducción de Cornejo, a nivel nacional y a mi humilde punto de vista, deja mucho que desear; primero porque hacen circular documentos sin consultar a la provincia de Buenos Aires, acerca de armar otro frente, eso me parece una irresponsabilidad absoluta y, por ahí, está manejado por personas que no tienen la representatividad que deberían tener. Todo se maneja espasmódicamente y contrasta con la UCR provincia de Buenos Aires, que tiene un presidente de bajo perfil pero que es objetivo y demuestra que se puede trabajar en conjunto y democráticamente, sin hacer pantomimas, como hacen a nivel nacional. No obstante esto, estamos convencidos de que la convención del lunes va a ser positiva, se va a reafirmar la pertenencia a Cambiemos, porque es el único camino posible.

- ¿Respecto de la fórmula de Cambiemos, aún cree que es viable el “Plan V”?
- Con respecto a la fórmula de Cambiemos, Macri sería candidato pero todavía no hay nada oficializado y hay incertidumbre. Sea el presidente o sea la gobernadora, sabemos que ese es el camino. Lo que se pone en juego en estas elecciones no es el nombre de un presidente sino un proyecto político de país y qué tipo de país queremos: si queremos hacer las cosas bien desde los cimientos o volver al populismo cargado de venganza con un gabinete casi completo en el banquillo de los acusados. Es difícil, sabíamos que no iba a ser fácil, se lograron muchas cosas pero económicamente hemos tenido desaciertos, hubo errores, algo de herencia y del exterior que vino y se complicó. Está abierta la posibilidad de que Vidal vaya por la presidencia, quienes integramos Cambiemos sabemos que esto no es un proyecto personal, es de todos los argentinos que queremos que las cosas se hagan bien. Dejaría la puerta abierta y esperaría al cierre de listas, que falta poco, me parece que no depende de quién esté enfrente. Cuando uno gobierna, las elecciones no las ganas sino que las pierde, entonces depende exclusivamente de lo que hagamos nosotros. Como radicales debemos aceptar lo que decida la convención y creo que, si hay que ampliar, lo veo con buenos ojos. Hay tres tareas muy difíciles por delante: primero armar las listas, después ganar la elección, y aún más difícil va a ser gobernar, porque en 2020 vencen obligaciones que tiene el país con el exterior, se necesita la confianza de los mercados internacionales y un gobierno que esté a la altura de las circunstancias, eso no lo puede hacer un espacio solo. Dejar abierta la posibilidad de ampliar el espacio es importante porque nos va a permitir gobernabilidad.

- ¿Cree que una decisión de la convención nacional de la UCR puede poner en riesgo la vicegobernación radical de la provincia?
- Primero pienso que no se le puede hacer una PASO al presidente, salvo que lo decida el presidente. Lo nacional no va a tener injerencia en lo provincial porque hemos dado muestra de un comité unido, que trabaja en conjunto, siempre hemos hecho las cosas con responsabilidad, desde Provincia marcamos a Nación cuál es el rumbo, somos el 40% de todo el país. El lunes no vamos a aceptar cualquier cosa. La vicegobernación de la provincia de Buenos Aires no está en riesgo porque los intendentes hemos firmado en conjunto que la vicegobernación es radical.A nivel nacional, el radicalismo no tiene una conducción planificada y con un objetivo claro sino que tiene una conducción sesgada, con visión reducida. Cuando termine la convención, Cornejo debería dar un paso al costado, no sé si tiene la legitimidad para seguir gobernando los destinos de la UCR a nivel nacional.

COMENTARIOS