El Fiat 600. Lo compraron en Mar del Plata y es del año 1971.
El Fiat 600. Lo compraron en Mar del Plata y es del año 1971.
TRAVESÍA HASTA USHUAIA

Una pareja partió rumbo al fin del mundo a bordo de su Fiat 600

Estefanía y Santiago emprendieron un viaje hasta la ciudad más austral del globo en un auto modelo 71. Las anécdotas, los amigos y los imprevistos son parte del viaje.

Estefania Antolini Duchene tiene 28 años, es abogada y oriunda de la ciudad de Chacabuco. Desde hace casi una década está de novia con Santiago Zurita Fanton, 30 años, docente y oriundo de La Plata, ciudad en la que se conocieron. Hace tres años la pareja compró un Fiat 600 R modelo 1971 en Mar del Plata, tal vez sin saber que, tiempo después, lo nombrarían Piccolín y sería el protagonista de los viajes y aventuras que los chicos hoy comparten con sus seguidores a través de “Turisteando en Fiat 600” en las redes sociales Instagram y Facebook. El pasado 30 de diciembre emprendieron la tercera travesía en el fitito desde Chacabuco hasta Ushuaia y, en un rato con señal en el celular desde los más hermosos paisajes del sur, compartieron su historia con Democracia.

“Este auto lo usamos poco durante el año, ya que tenemos otro, pero de tanto en tanto salimos a hacer escapadas y viajes largos”, cuentan Estefanía y Santiago a este diario y agregan “lo nombramos Piccolín y este es el tercer viaje que hacemos con este vehículo, el primero fue en enero de 2016; en ese momento preparamos todo el año el auto y salimos desde La Plata hasta Esquel, luego fuimos a Madryn y de ahí de vuelta a La Plata; en 2017, sin preparar mucho, decidimos viajar un mes antes e hicimos el mismo viaje pero acompañados del Papá de Estefanía que iba en otro vehículo atrás nuestro; y este viaje a Ushuaia no lo teníamos pronosticado y también salió a último momento, es más, le estuvimos haciendo arreglos al auto hasta el último día”.
La idea inicial de los chicos fue salir de Chacabuco el día 2 de enero para llegar a Ushuaia el 12 y luego volver por los compromisos laborales. “Estefanía se iría el día 14 en avión y luego yo volveré solo con el auto”, contó Santiago y agregó “en realidad el viaje comenzó el día que salimos de La Plata, el 30 de diciembre, luego pasamos año nuevo con la familia de Estefanía en Chacabuco, el 2 partimos para llegar a Los Antiguos, Chubut, y nos llevó tres días; nosotros hacemos unos 750 Km. por día con en el auto”. Luego de El Chaltén, la parada que continúa es El Calafate y, finalmente, Ushuaia, la capital de Tierra del Fuego y la ciudad más austral del mundo.

“En lo que va del viaje tuvimos dos problemas, hasta ahora; el primero fue una rotura de los agarres del caño de escape y nos los arregló un hombre en Los Antiguos; y luego se rompió el retén de bancada y nos perdía mucho aceite”, dijo Santiago a Democracia, agregó “por cosas del destino, nos cruzó un señor en Gobernador Gregores, Santa Cruz, y nos ayudó a repararlo, sacamos el motor, cambiamos retén y no nos cobró nada, un capo el tipo”.
En cuanto al equipaje de viaje que puede caber en un fitito, los chicos llevan una carpa grande, dos mochilas con ropa, sillas de camping, colchones inflables, bolsa de dormir, anafe, dos conservadoras y pocas cosas más. “Los dos viajes anteriores llevamos el bote inflable pero este año lo dejamos”, comentó Santiago y agregó “también vamos con todo tipo de repuestos del auto por cualquier urgencia y que esté al alcance de poder repararlo nosotros”.
Con poco equipaje y en un auto con 47 años de historia, los chicos disfrutan de los años jóvenes y de la aventura, “por el momento estamos con este viaje, seguramente el futuro nos deparará algún otro destino con Piccolín, pero aún no lo sabemos”, finalizaron.

COMENTARIOS