Norma Gil, directora del hogar de niños Máximo Gil.
Norma Gil, directora del hogar de niños Máximo Gil.
INICIATIVA DEL INTENDENTE

Buscan que los chicos que egresan del hogar de niños de Chacabuco tengan trabajo en la Municipalidad

El Proyecto de Ordenanza presentado por el Ejecutivo se encuentra en comisión y apunta a que los jóvenes de 18 años que no hayan sido adoptados tengan una oportunidad al alcanzar la mayoría de edad.

Si bien la adopción en Argentina ha generado inmensas satisfacciones a centenares de familias, el sistema que la regula, en muchas ocasiones, no opera de manera satisfactoria y, desafortunadamente, arrebata la infancia de cientos de chicos por año. Es que la burocracia y los tiempos de la Justicia conducen a que muchos niños alcancen la mayoría de edad y no hayan podido ser adoptados.
Al cumplir 18 y no tener familia, los jóvenes tienen que dejar el hogar donde se criaron y afrontar la vida solos. Así comienza un camino repleto de incertidumbre, sin saber dónde van a vivir, cómo van a pagar el alquiler y dónde van a trabajar.
En este contexto, y teniendo Chacabuco el Hogar de Niños Máximo Gil, el Departamento Ejecutivo Municipal envió al Concejo Deliberante un Proyecto de Ordenanza que apunta a crear un Programa de Egreso Institucional, de adhesión voluntaria, para todos los jóvenes que permanecieron institucionalizados durante los últimos tres años en hogares del partido de Chacabuco por carecer de cuidados parentales y/o familiares y que deben migrar del lugar por haber alcanzado la mayoría de edad.
Según consta en el documento al que tuvo acceso Democracia, el Programa tiene por objeto “favorecer el desarrollo y consolidación de proyectos de vida personales de los jóvenes, generando espacios de acompañamiento, donde puedan adquirir herramientas orientadas a fomentar su desenvolvimiento, independencia, desarrollar su responsabilidad y fortalecer su autoestima”.
En este sentido, en el Proyecto de Ordenanza se señala que la intención del intendente Víctor Aiola es incorporar a los jóvenes que lo requieran a la Administración Pública Municipal, que tengan prioridad para ser parte de la planta de personal municipal y así percibir una remuneración mensual acorde al trabajo que realicen.
En diálogo con Democracia, el intendente de Chacabuco aseguró que "la idea es compensar inequidades y nuestra intención es dar más a quienes más lo necesitan, creemos que a esa edad los chicos tienen que estar estudiando en la Universidad o en institutos terciarios, o bien, recibir algún tipo de ayuda para trabajar, por eso pensamos en esta salida laboral que les puede dar herramientas para estudiar y ponerse en iguales condiciones que otros chicos que no atravesaron este contexto tan difícil” dijo Aiola y agregó “es premiar el esfuerzo y el compromiso”.

Por su parte, Norma Gil, la directora del Hogar de Niños Máximo Gil de Chacabuco, dijo a Democracia que “la iniciativa nos parece buenísima porque sabemos que el trabajo dignifica y hace bien; con esta oportunidad, cuando los chicos cumplan 18 y egresen van a estar más tranquilos, nosotros sabemos la angustia que les genera tener que irse a vivir solos, aunque nosotros los ayudemos, se encuentran solos”.
Por otro lado, aseguró que “nosotros estuvimos de acuerdo en que el chico o chica sea un trabajador más y que cumpla con los requisitos que debe cumplir cualquier trabajador” y agregó “antes de plantear la propuesta al Concejo, el intendente se puso en contacto con nosotros y tuvimos una reunión, le dimos forma a la idea y ahora habrá que ver si se aprueba o si se modifica y ya quedaría para el futuro”.
Actualmente, en el Hogar Máximo Gil viven 25 chicos y el equipo de trabajadores de la institución está conformado por 18 personas: psicóloga, trabajadora social, psicopedagoga, docentes y cuidadoras. “Los chicos tienen que vivir en familia, como cualquier ser humano, nosotros tratamos de darles una atención personalizada pero es muy difícil con semejante cantidad de chicos”, aseguró Normal Gil, al tiempo que agregó “hay que estar atentos a las fiestas escolares, que salgan, que tengan actividades fuera de la casa, tratamos de que sea lo más parecido a una familia pero no lo es, ojalá todos pudieran ser adoptados”.
Norma Gil contó a Democracia que, en estos momentos, hay una chica de 18 años que no fue adoptada y está en condiciones de egresar del hogar. La Municipalidad le ayudaría para poder pagar el primer mes del departamento donde vivirá a partir de enero, y de salir la Ordenanza, entraría a trabajar y así ya comenzarían a correr por su cuenta los gastos de la vivienda.
“Es importante porque con el trabajo se toma valor de lo que es de uno, ella va a tener que ser ordenada y también aprender a convivir con el afuera” señaló Norma Gil y agregó “una familia que colabora con el hogar se va a encargar del primer acompañamiento, le van a dar una mano para conseguir los muebles y lo que necesite para mudarse, la acompañamos entre todos en esta nueva vida, yo le digo que muchas veces los hijos se van a estudiar a otro lado y en su caso va a estar más acompañada porque vamos a estar pendientes de ella y ocupándonos; ella está muy emocionada, muy contenta con este nuevo paso, lo está trabajando con la psicóloga”.
Norma Gil celebró la iniciativa e indicó que “ojalá esta Ordenanza sea un ejemplo para que en otros distritos que tienen hogares de niños también puedan ofrecerles nuevas oportunidades a los chicos, porque ellos salen a la vida y se sienten muy solos, en ese sentido Chacabuco es muy solidario”, dijo y agregó “no quiero dejar de agradecer a las autoridades municipales y a la comunidad de Chacabuco, todos nos ayudan y gracias a ellos seguimos trabajando y haciendo cosas para los chicos”.

COMENTARIOS