Nancy Francione, nutricionista del Hospital Nuestra Señora del Carmen.
Nancy Francione, nutricionista del Hospital Nuestra Señora del Carmen.
ESTADÍSTICAS QUE ALARMAN

En Chacabuco, el 48% de la población tiene sobrepeso y obesidad infantil

En diálogo con Democracia, la nutricionista Nancy Francione detalló los programas en los que se trabaja para la detección y prevención de patologías y trastornos de la conducta alimentaria.

Se realizó en Chacabuco la segunda Jornada de “Prevención y Detección Precoz de Patología Alimentaria” destinada a docentes de la ciudad. En diálogo con Democracia, Nancy Francione (MP1184), nutricionista del Hospital “Nuestra Señora del Carmen” y coordinadora del programa de Nutrición y Adolescencia, brindó detalles respecto del trabajo interdisciplinario que se lleva a cabo desde hace dos años para abordar la problemática de los trastornos de la conducta alimentaria y obesidad infantil. El equipo está conformado por la doctora Mónica Pascuccio, las licenciadas en psicología Silvina D´Alfonso y Martina Albisú; y las licenciadas en nutrición Cecilia Dentato y Nancy Francione.

- ¿Cómo funcionan los programas Nutrición y Adolescencia y Crecer sanos en Chacabuco?
- Por un lado vamos a las escuelas secundarias a organizar talleres respecto de la alimentación saludable, la prevención de trastornos y se aborda la sobrevaloración de lo estético y el modelo de belleza actual, se apunta a poder discernir sobre estos factores socioculturales que hacen que para “pertenecer”, se manipule la dieta.Trabajamos en red con Educación y recibimos muchas derivaciones por parte de docentes y de equipos escolares, no solo recibimos adolescentes sino también muchos casos de obesidad infantil. Esto nos hizo repensar nuestro programa y preparamos otro que se llama Crecer sanos para dar respuesta a esta demanda. En Crecer sanos también hacemos un trabajo interdisciplinario de prevención y tratamiento de la obesidad infantil, y trabajamos en red con Educación y con el CEF Nº 20, donde se garantiza que todos los nenes tengan un espacio deportivo y gratuito para hacer un tratamiento integral, ya que este tratamiento se basa en la familia.

- ¿Qué significa que el tratamiento tenga base en la familia?
- Significa que no solo damos atención a los nenes por consultorio y equipo interdisciplinario sino también realizamos talleres con los padres, con la familia,para poder elaborar más conocimiento sobre una vida saludable con bajo costo y con calidad nutricional; sobre la importancia de la actividad física, y sobre todo ayudamos a las familias a llevar adelante esta problemática. Los talleres se hacen de forma simultánea para los nenes y para la familia. Con los chicos trabajábamos con actividades lúdicas, referidas a la alimentación, al movimiento, al bullying, porque muchos son víctimas por su condición de obesos. Por otra parte, la obesidad es un hilo conductor a un posible trastorno alimentario en la adolescencia y el bullying es un condicionante, se ve muy a menudo en los trastornos que tienen un origen, muchas veces tienen que ver con estas situaciones.

- ¿Cuáles son las dificultades que atraviesa la familia de un adolescente con trastornos en la conducta alimentaria?
- Tenemos talleres mensuales de contención para las familias, para ayudarlos a afrontar esta situación que es muy caótica para la familia, ya que el momento de las comidas, con un integrante que tiene grandes dificultades para comer y alimentarse, resulta caótico. Además tenemos talleres para los chicos donde participan aquellos que están en vías de recuperación y recuperados. Estos talleres son de suma importancia para ambos: para los que están en tratamiento, pasando su peor momento, que ven en los otros una esperanza, pensando que ellos también pueden salir de esa situación, como salieron esos pares; y para los chicos que ya están recuperados también es sanador el poder expresar y transmitir a otros esas vivencias tan terribles. No olvidemos que la anorexia lleva a desnutrición y puede llevar a la muerte.

- ¿En qué consistió la jornada sobre alimentación en Chacabuco?
- Es la segunda que realizamos destinada a la capacitación de docentes para la detección precoz de signos que pudieran alertar sobre trastornos de la conducta alimentaria. En estas patologías es común que la familia no detecte la problemática porque es también propio del adolescente comer con amigos, saltearse comidas, por lo general son negadores de su enfermedad, dicen que ya comieron pero no lo hicieron, entonces a veces pasa desapercibido en la familia y lo puede detectar el docente por otros signos como son la disminución en el rendimiento, en la concentración, el aislamiento, la apatía, o la hiperactividad que se da en patologías como la vigorexia y se nota en clases de educación física, donde los chicos modifican mucho su conducta y se tornan hiperactivos.

- El abordaje es permanente e interdisciplinario
- Sí, trabajamos en red con Educación, Centro de Educación Física y con el Centro de Prevención de Adicciones donde en las escuelas secundarias no solo desarrollan talleres de prevención de la conducta alimentaria sino que el equipo del CPA realiza talleres simultáneos sobre adicciones, sexualidad, violencia de género, es un abordaje integral que se hace trabajando en red. Se trabaja también con el área de Producción y, en nivel primario, para prevenir la obesidad infantil se trabaja en el Programa Huerta, donde se facilita y orienta a la producción de alimentos desde la casa y la escuela.

- ¿Cuáles son los porcentajes respecto de estas patologías y trastornos alimentarios en Chacabuco?
- Tenemos un 48% de población con sobrepeso y obesidad infantil, este programa responde a esa realidad y está replicándose en las localidades, en los Centros Integradores de Infancia y cada barrio del Partido tiene consultorio de nutrición y acceso al tratamiento. Por ahora tenemos estadísticas de niños de entre 6 y 11 años, nuestro objetivo es tener más en otros rangos etarios. Los resultados de las jornadas que hemos realizado han sido muy positivos, ya que el 35% de los casos de chicos con patología alimentaria –ya sea trastorno de la conducta alimentaria u obesidad- fue derivado por el área de educación.

COMENTARIOS