Martín Carnaghi, concejal de Chacabuco por Unidad Ciudadana.
Martín Carnaghi, concejal de Chacabuco por Unidad Ciudadana.
ENTREVISTA CON EL CONCEJAL DE UNIDAD CIUDADANA DE CHACABUCO

"El gobierno local no reacciona ante las adversidades, siempre pierden los vecinos"

Martin Carnaghi habló con Democracia respecto de la actualidad política local y destacó los principales cuestionamientos de la oposición al oficialismo. "El objetivo que se puso el intendente que es hacer una ciudad modelo, está muy lejos de alcanzarse", aseguró".

Martín Carnaghi, concejal de Unidad Ciudadana de Chacabuco, dialogó con Democracia sobre la actualidad del distrito y la relación con el intendente municial Víctor Aiola.
En ese sentido, se refirió a los proyectos oficialistas y a la relación del Municipio con la Provincia y la Nación.

- ¿Cuáles cree que son hoy las principales problemáticas de los vecinos de Chacabuco?
- Después de mucho recorrer durante la campaña y lo seguimos haciendo, pensamos que hay varios temas pendientes que, incluso, los compartimos con los concejales de Junín: transporte público, que fue una promesa de campaña de Aiola y no se hizo. Para nosotros es fundamental para conectar la ciudad con los pueblos, los barrios con el centro; planteamos la necesidad de ampliar los horarios de la sala de Salud que tenemos en Chacabuco, porque hoy están trabajando hasta cerca del mediodía y es importante la descentralización porque Chacabuco ha crecido mucho; a su vez, planteamos jerarquizar la tarea del trabajador municipal en el hospital a través de una carrera profesional hospitalaria, que sea por concurso, eso nos va a llevar tiempo pero lo estamos trabajando; tenemos problemas de falta de trabajo, despidos y comercios que cierran en Chacabuco. Estamos haciendo la presentación de un proyecto de capital semilla y de microcréditos para emprendedores, que tiene que tener una inversión importante pero también control y evaluación permanente; otro tema es el tránsito, estamos seguros de que el transporte público va a ayudar muchísimo, pero también hay que encontrar nuestras alternativas de “castigo”, que las faltas no solo se abonen con dinero sino también con trabajo comunitario.

- ¿Cómo es el vínculo entre el oficialismo y la oposición en la actualidad?
- La expectativa nuestra es abordar en común las problemáticas de los vecinos y hoy no estamos pudiendo hacerlo. Creo que el gobierno municipal ha avanzado fuertemente, sincerando la identificación con el gobierno provincial y nacional y no encontramos una medida que acompañe a los vecinos. Este gobierno, como el provincial y nacional, ha enfocado su tarea en obra pública, seguridad y mejora de los servicios públicos. Nosotros decimos que con eso no alcanza, el objetivo que se puso el intendente que es hacer una ciudad modelo y está muy lejos de alcanzarse si solamente se enfoca en esos temas, y de manera regular o mala. La obra pública está mal ejecutada, la seguridad está planteada sólo para aumentar la cantidad de policías sin tener mirada comunitaria e integral y los servicios públicos empiezan a mostrar deficiencia. No sentimos que haya diálogo, queremos que tomen nuestras ideas y las ejecuten. El día de la jura, en diciembre de 2015, el intendente habló como si estuviera en un acto de Cambiemos y creemos que tiene que sacarse la camiseta de Cambiemos y ponerse la de Chacabuco. Ojalá haya un cambio de actitud.

- La sesión por la escuela de Castilla demostró que hay fuerte interés del pueblo por hacer oír su voz.
- Eso fue lo positivo, que fue una gran asamblea popular. El recinto del Concejo Deliberante estuvo lleno, la gente daba su opinión, la mayoría en defensa de la escuela de Castilla; nosotros tratamos de representar la voz de estos vecinos. Lo negativo fue el rechazo a cada uno de los proyectos que presentamos, nosotros hicimos un pedido de informes muy exhaustivo a jefatura distrital, al intendente, a su secretario de Gobierno, a la directora de Educación, al Consejo Escolar, porque estamos convencidos de que se tomó una decisión equivocada, producto de una mala evaluación y mala política pública a nivel local, además de la decisión provincial que está repercutiendo en toda la provincia y eso también es responsabilidad local. En Castilla hubo fusión de cursos, hirieron de muerte a la escuela y al pueblo porque lo hicieron sin pérdida de matrícula y aplicaron una resolución que no se puede aplicar, hubo información incorrecta, Jefatura informó 38 alumnos y había 53. Hoy los padres mandan los chicos a la escuela pero después van a empezar a buscar otras alternativas y eso implica desarraigo. El bloque de Cambiemos no sólo defendió estas políticas de saqueo sino que rechazó nuestro pedido de informe.

- ¿Qué opina respecto de la “crisis” en el gabinete de Víctor Aiola?
- Creo que es una novela que tiene que ver con tapar los grandes conflictos que tiene Chacabuco. Este gobierno no reacciona frente a las atrocidades que están provocando las medidas de los gobiernos provincial y nacional, quieren taparlo con una novela interna de crisis en el gabinete. Nosotros, como oposición, debemos tomar una postura en cuanto a lo que pasó: se dijeron cosas que deberán esclarecerse en la Justicia o en el Concejo Deliberante. Pero el problema es mucho más grande, el gobierno local no reacciona ante las adversidades, siempre pierden los vecinos, cada día que Aiola está concentrado en resolver las internas de su gabinete es un día más sin las 272 viviendas que se anunciaron en enero de 2017 y todavía no se hizo ni una. Sería bueno que Cambiemos deje de mirarse el ombligo y miren a la gente.

- ¿Tuvieron novedades tras el pedido de informes por la planta depuradora de Junín?
- Es el único pedido de informe que se aprobó y esperamos tener noticias de manera urgente porque es de gravedad. El planteo que hicimos no sólo tiene que ver con si la planta contamina o no, sino porque hubo un pedido de informe de diagnóstico que la Provincia financió durante 2017 por $5 millones y nadie sabe dónde está, si se hizo o no. Mientras el subsecretario de Medio Ambiente de Chacabuco anda tomando muestras, en realidad, seguramente tenemos un informe de diagnóstico mucho más detallado por el cual se invirtió mucho dinero. Lo que hay detrás de todo esto es la falta de sincronía entre ambos intendentes, Petrecca y Aiola, que creo que están más entretenidos en disputar la anuencia de la gobernadora Vidal que en resolver los problemas de la gente. Esto hubiese requerido la reunión inmediata de ambos ejecutivos. No hay plan de contingencia respecto de este tema, como no hubo cuando en el verano Chacabuco se quedó sin agua. A este gobierno le falta capacidad de reacción frente a las adversidades.

COMENTARIOS