GENERAL ARENALES

Camioneros de FETRA piden que se les dé carga cerealera en Arribeños

Quienes están enrolados en la Federación de Transportadores Argentinos y viven en dicho pueblo quieren trabajar. Desde el miércoles último, cuando arrancó el conflicto frente a Cargill, hay una larga fila de camiones varados, a la espera de poder cargar para dirigirse al puerto.

Camioneros pertenecientes a la Federación de Transportadores Argentinos (FETRA) quieren trabajar llevando carga desde Cargill, en Arribeños, hasta el puerto Quebracho (Santa Fe), pero no lo están pudiendo hacer. Ya habría una presentación ante la Subsecretaría de Transporte.
Según lo explicado a Democracia por Miguel Bettili, directivo de FETRA, el conflicto empezó el miércoles 3 de junio en Arribeños. Hay tres centros de transportistas, uno es UTA, que está trabajando hace varios años en Cargill y los otros, afiliados a CATAC y unos 20 camiones cuyos propietarios están con FETRA.
Bettili dijo que estaban reclamando cargar en Cargill, pero dicha empresa les respondió que no tenían problema en darles trabajo. “La condición de la empresa les da, siempre y cuando nos pongamos de acuerdo con CATAC. El centro de CATAC no nos quiere dar carga, que no entremos a cargar, ni siquiera una mínima, Por ejemplo, cada cuatro camiones de dicho centro, que uno sea de nosotros. Nuestro reclamo es que haya mejor distribución de la carga a puerto y darle trabajo a los muchachos”, manifestó.


“Las negociaciones quedaron en que supuestamente el martes, 9 de junio, el director nacional de cargas estaría citando a una mesa de conciliación en la Subsecretaría de Transporte, a las tres partes: FETRA, CATAC y Cargill. Es para ver si se puede llegar a un arreglo por la distribución de cargas”, explicó Bettili.
“La empresa nos manda por la otra parte a cargar, la parte donde está CATAC precisamente, y nosotros no podemos andar discutiendo con otros compañeros que son camioneros también de Arribeños. No queremos que se genere un conflicto entre camioneros cuando la decisión es de Cargill, por sí o por no, pero que no nos manden a confrontar con otros compañeros”, manifestó.
El dirigente dijo que hacía siete meses se mantenía esta discusión, pero no se pudo llegar a un acuerdo. “La decisión la toma el dador de carga, pero en este caso no y deja que nos arreglemos entre los camioneros, mientras un sector no quiere que entremos a cargar. No podemos pelear entre compañeros, en un pueblo de 4 mil habitantes, que se conocen todos. No tiene sentido generar un problema social, donde no debería haberlo”, concluyó.

COMENTARIOS