“Llorábamos pero no podíamos abrazarnos”, relató Nicolás Sere.
“Llorábamos pero no podíamos abrazarnos”, relató Nicolás Sere.
FLORENTINO AMEGHINO

Trasladó en su avión un medicamento para un nene que vive en San Juan

Una vecina ameghinense donó el remedio siendo parte de una cadena solidaria entre los municipios de Ameghino, Lincoln y el departamento de Rawson, en la provincia de San Juan, en plena cuarentena.

El piloto linqueño Nicolás Sere consiguió el permiso para volar a otra provincia en plena cuarentena y fue un eslabón clave en la cadena para que un pequeño de diez años obtenga un remedio indispensable para tratar su enfermedad.
Mientras el mundo parece haberse detenido por el avance de la pandemia del coronavirus Covid-19, hay cuestiones que no pueden esperar a que los engranajes del sistema vuelvan a girar y, en este caso, se trata de la medicación indispensable que necesitaba un niño de diez años para tratar una extraña enfermedad. En cuestión de días, se armó una cadena solidaria entre los municipios de Ameghino, Lincoln y el departamento de Rawson, en la provincia de San Juan, para que Sergio Molina, el pequeño que padece granulomatosa crónica, pueda recibir su medicina.
En diálogo con Democracia, el piloto Nicolás Sere relató cómo se desarrolló la historia de solidaridad mediante la cual, una vecina de Ameghino pudo donar un medicamento muy costoso a la familia sanjuanina. En el medio, un eslabón clave: el piloto que puso su avión Vans RV 7 para trasladar el remedio de manera rápida y sin cortar la cadena de frío. Mariela Estanguet es vecina de Ameghino y conocía a Sergio Molina y su familia por haber compartido tratamiento en el hospital Garrahan, ya que sus dos hijos también padecen esta extraña enfermedad y ya no necesitan esa medicina. Así fue cómo supo que el nene precisaba el medicamento y buscó la forma de hacérselo llegar.

Gesto solidario

“Con este tema del coronavirus estamos todos en casa, con más tiempo libre, mirando las redes sociales, entonces encontré una publicación que había hecho Valentín Galván, un chico de Ameghino que tiene 18 años y tiene un grupo que se llama ‘Equipo solidario’, ellos emprenden acciones solidarias, cadenas de favores. Es fantástico lo que hacen, realmente es para sacarse el sombrero, es un ejemplo cómo un chico de tan corta edad piensa tanto en los demás”, señaló Sere a Democracia y agregó: “entonces leí que necesitaban trasladar un medicamento urgente para un nene de diez años, de la provincia de San Juan, un medicamento que no se consigue en el país y que las obras sociales no lo cubren porque es carísimo, detallaban que era de vital importancia que llegue urgente y que no se corte la cadena de frío”.
Sin dudarlo, Nicolás Sere comentó la publicación y puso su avión Vans RV 7 a disposición para hacer el traslado del medicamento. Pero aún restaba conseguir los permisos para volar en plena cuarentena obligatoria por el coronavirus Covid-19. “Tenía que conseguir permisos especiales para volar porque la aviación general está restringida, salvo algún vuelo humanitario, sanitario, militar y, seguramente, también político, así que nos contactamos con Valentín, del Equipo solidario, yo empecé a hacer gestiones con pilotos amigos, movimos contactos y, finalmente, conseguimos el permiso”, dijo Nicolás Sere. “a Maru Estanguet, que es la mamá del chiquito de Ameghino que tiene la misma enfermedad y terminó el tratamiento, le sobraba el importantísimo remedio, ella tiene dos hijos con la misma enfermedad, y es una persona fantástica, ellos me trajeron el medicamento el miércoles a Lincoln y lo pusimos en la heladera, yo tenía permiso para volar directo a San Juan el jueves por la mañana”.

“Con Gabriel Lobeto cargamos las cosas el jueves a la mañana y partimos rumbo a San Juan, por suerte nos tocó un día re lindo para volar, así que llegamos y fue muy emocionante, muy movilizante, no había nadie más que la gente del aeroclub que nos esperaba para darnos un poco de nafta y la familia del nene: Cristina, que es la mamá; Sergio, que es el chiquito; y Gustavo, que es el papá”, contó Nicolás a Democracia y agregó que “fue una sensación indescriptible, estaban muy contentos por recibir el remedio, porque es una enfermedad muy difícil, muy dura, la esperanza de vida, sin el trasplante de médula, no es tan alta, así que llorábamos pero, por esta cuestión del virus, no nos podíamos abrazar...”.
Por otro lado, Nicolás Sere detalló: “entregamos el medicamento y ellos estaban súper agradecidos de recibirlo y nosotros muy reconfortados por haber podido ayudar. Realmente, volvería a hacer esto todos los días de mi vida, a cada rato, porque la emoción que uno siente en ser útil para los demás es increíble, y no hace falta tener un avión para ayudar a los demás, a veces la ayuda es simplemente un abrazo, un plato de comida, o dar trabajo a alguien; en este caso me tocó poner el avión pero hay mil formas de ayudar y estaría bueno que todos nos contagiemos”. Por último, Nicolás Sere indicó: “yo fui solo un nexo, quiero destacar a Maru Estanguet por haber donado su medicación y felicitar a Valentín Galván por el equipo solidario. Es realmente asombroso lo que hacen”.

COMENTARIOS