None
LA PROVINCIA

Desembarcos y acuerdos en la mira

Daniel Scioli inició un mayo cargado de viajes y reuniones en busca de estrechar filas con gobernadores peronistas, mientras piensa abrir su gabinete a dirigentes bonaerenses dispuestos a subirse ya a su proyecto presidencial. Sergio Massa apunta a robustecer su plan nacional y llamará hacia mediados de este mes a una cumbre de intendentes de todo el país que reportan al Frente Renovador.
En forma paralela, Mauricio Macri resolvió concentrar esfuerzos en el Conurbano con la difícil misión de perforar la coraza peronista, mientras el Frente Amplio Unen define su lanzamiento bonaerense en medio de algunos tironeos y diálogos informales de algunos de sus dirigentes con el macrismo.
Todos al mismo tiempo, los principales candidatos presidenciales decidieron profundizar el proceso de acumulación de poder e instalación pública para la cita electoral del año próximo. Y la Provincia, por propio peso electoral, es un escenario clave de los movimientos de quienes están subidos al ring para pelea por la sucesión de Cristina Kirchner.
Con el objetivo de acercarse y robustecer sus chances con el apoyo de sectores del peronismo, Scioli resolvió avanzar en el acuerdo con gobernadores. No sólo eso: ya se especula con que está dispuesto a ofrecerles lugares en su equipo de gobierno si llega a la Casa Rosada, teniendo en cuenta que al menos una docena de ellos no tienen chances de reelección.
Pero el sciolismo no vería de mal modo que estos mandatarios sean quienes encabecen las listas de legisladores nacionales por sus provincias, un esquema que, estiman, podría contribuir a traccionar voluntades hacia el proyecto 2015.
Esos gestos de apertura y contención también se plasmarán en el gabinete bonaerense. El propio Gobernador le ofreció al intendente de Colón, Ricardo Casi, llevarlo a su equipo. Casi es uno de los alcaldes que con más entusiasmo empuja el proyecto “Scioli 2015”.
Pero por estas horas, además, comenzó en varios organismos provinciales un “operativo rastrillo” para desplazar funcionarios que pudieran estar ligados y al menos sospechados de reportar a Massa. Ya hubo algunos pedidos de renuncias en terceras líneas y se habla de despejar espacios para contener a dirigentes territoriales dispuestos a apostar ahora por la suerte del Gobernador.

Desembarco Macrista

Mauricio Macri, en tanto, define por estas horas un fuerte desembarco en la Provincia cuyo puesta en escena central será el próximo sábado en el Conurbano.
Se prevén instalar unas 200 mesas de difusión en los más de 40 distritos del Gran Buenos Aires, en un actividad que apunta a marcar presencia con la participación del propio Macri, los referentes bonaerenses María Eugenia Vidal y Jorge Macri, además de ministros del gobierno porteño y legisladores.
Se trata de una primera avanzada definida al calor de los números que maneja el macrismo en relación a la aceptación que consigue el candidato presidencial en los distritos más populosos de la Provincia. “Mauricio tiene una imagen positiva del 57% y su gestión es aprobada por el 70% de la gente consultada. Pero su intención de voto apenas supera el 10%”, admiten fuentes macristas.
La conclusión es que hay que salir a mostrar a Macri. “El 54% de la matrícula de las escuelas del sur de Capital vive en el Conurbano y de los 3 millones de usuarios del Metrobús, dos millones son de la Provincia”, señalan.
La búsqueda pasa por trasladar la buena ponderación de imagen y gestión a la cosecha electoral. A ese desafío le pondrá el cuerpo el propio Macri con desembarcos cada vez más asiduos en un territorio patrimonio casi exclusivo de las distintas expresiones del peronismo y el kirchnerismo,
El ex presidente de Boca mide, según se admite en su entorno, mucho mejor en el interior bonaerense. Pero si no logra perforar ese núcleo duro del Conurbano, menguarán sus chances de instalarse en el ballotage.
Mientras avanza ese proceso, algunos de sus laderos no descuidan los contactos con sectores del radicalismo. “Nadie habla ahora de un acuerdo, pero si se da el caso, hay que ir de a poco madurando el proceso”, dicen en el PRO. Hay quienes, con cierta dosis de futurología, apuestan a la fórmula “M y M”: Macri-Manes.
Facundo Manes es un reconocido neurocirujano que intervino en la operación de Cristina Kirchner y es empujado como candidato a gobernador bonaerense por el presidenciable radical Ernesto Sanz.
Dicen que el médico, nacido en Salto y de cuna radical, tiene ganas de anotarse en la carrera por la sucesión de Scioli.

COMENTARIOS