AGENCIA DE RECAUDACION DE LA PROVINCIA

Ya hay polémica por movidas de personal

Cuestionan las atribuciones de Santiago Montoya para trasladar, iniciar sumarios y recategorizar.

Las protestas sindicales en rechazo al proyecto que crea la A-gencia de Recaudación de la Provincia podrían profundizarse en los próximos días, a raíz de que otro de los gremios que agrupa a los trabajadores que irían a cumplir funciones al nuevo organismo, salió a cuestionar con dureza las «amplias facultades» que tendrá Santiago Montoya en relación al manejo del personal.
A los planteos formulados por ATE Provincia se sumó ayer AERI, que reclamó «urgentes» reuniones con los ministros de Economía entrante y saliente y advirtió que en caso de que no haya respuestas podrían iniciar medidas de fuerza en los primeros días de la semana próxima.
Puntualmente, los gremios han puesto bajo la lupa las atribuciones que tendrá Montoya para, por ejemplo, producir traslado de personal, iniciar sumarios y recategorizar agentes «al margen de la Ley 10.430 (de empleo público) y de las paritarias».
Además, las quejas de ATE y AERI apuntan al actual ministro de Economía, Carlos Fernández; a su sucesor, Rafael Perelmiter, y al propio Daniel Scioli, ya que sostienen que se habían comprometido a «consultar» con los sindicatos antes de enviar el proyecto a la Legislatura.
La inquietud sindical parte de que el nuevo organismo absorberá a siete reparticiones que funcionan actualmente bajo la órbita del ministerio de Economía. La arquitectura de la APIP incluye a las actuales subsecretaría de Ingresos Públicos, dirección de Rentas y Catastro, Defensa del Contribuyente, Servicios Informáticos, Auditoría e Investigación. En cambio, no abarca al Registro de la Propiedad que seguirá dependiendo del ministerio de Economía.
De esta forma, los empleados de los organismos que se fusionan pasan a integrar la Agencia, con reconocimiento de la antigüedad, manteniendo la remuneración actual y estabilidad.

Facultades objetadas

En relación al personal del nuevo organismo, Mon-toya quedará facultado para contratar agentes para la realización de «labores estacionales», es decir, los operativos que se realizan en vacaciones o fines de semana largos. En tanto, los agentes de planta permanente que pasen a la APIP tendrán un plazo de 6 meses para optar por volver a cumplir funciones al ministerio de Economía o quedarse en el nuevo organismo. También la Agencia podrá traspasar parte de su personal a la cartera de Hacienda en forma compulsiva si las tareas que realizan no se adecuan a las necesidades de la nueva estructura.
Y además, se abrirá un registro para que empleados de otras reparticiones puedan pedir el pase a la Agencia.
También Montoya podrá iniciar sumarios al personal y proceder a recategorizaciones.
Estas dos atribuciones son objetadas por AERI, que sostiene que «son facultades que violan la ley que rige a los trabajadores (10.430) y que incluso podrían aplicarse por encima de cualquier resolución que se adopte en paritarias».

Nota y reclamo

El gremio ARI dirigió una nota dirigida a Fernández y a Perelmiter donde piden una nota urgente para discutir el proyecto.
«Fue remitido a la Legislatura sin haber sido puesto en conocimiento previo y consideración de nuestro gremio, tal como lo habían prometido expresamente los actuales funcionarios responsables del tema, como así también futuros funcionarios próximos a asumir», se indicó.

COMENTARIOS