None
LEGISLATURA PROVINCIAL

Todo listo para tratar la reforma

La oposición formuló críticas, pero en general anticipó que acompañará el debate.

Pese a las críticas y los reparos que surgieron tras el anuncio del gobernador Daniel Scioli sobre los cambios en seguridad, desde la mayoría de las fuerzas opositoras en la Legislatura ya se adelantó que acompañarán al oficialismo en el tratamiento del proyecto de ley de desdoblamiento del ministerio actualmente conducido por Ricardo Casal.
La iniciativa que crea los ministerios de Justicia y de Seguridad, que actualmente funcionaban juntos, fue girada ayer por el Ejecutivo bonaerense a la Cámara de Diputados. Según adelantaron voceros legislativos a este diario, el proyecto será tratado el jueves en la Cámara baja y, una vez aprobado, girado inmediatamente al Senado, que sesionará el mismo día, para su sanción final.
El oficialismo se mostró confiado en el éxito de esa estrategia. “Se va a tratar la próxima semana y va a tener apoyo de todas las fuerzas de la oposición”, dijo ayer el diputado del Frente para la Victoria Guido Lorenzino.
Lorenzino explicó que la división obedece a la “agenda intensa” en temas judiciales “como el juicio por de jurados, la policía judicial y la descentralización del Tribunal de Casación”.

El proyecto

La iniciativa enviada por Scioli a la Legislatura modifica el artículo 1 de la Ley 13.757 que determina los ministerios en los que el Ejecutivo divide sus tareas.
En los fundamentos, Scioli aseguró que el desdoblamiento tiene por objeto “readecuar la estructura de gobierno en función de las necesidades operativas en materia de seguridad, y al propio tiempo, profundizar e intensificar la organización y planificación de la política en materia judicial”.
“Ello sin perjuicio de que ambos Ministerios continuarán el trabajo conjunto e integrado que se ha ido consolidando durante la presente gestión de gobierno, con el convencimiento de que estas medidas nos posibilitarán estar más cerca de las demandas y necesidades de los ciudadanos”, se consignó.

COMENTARIOS