ACTUALIDAD BONAERENSE

Lomas, un laboratorio del peronismo

¿Cómo íbamos a ganar si pusimos como candidato a una copia?”. La pregunta fue atribuida a Gabriel Mariotto tras la derrota del intendente Martín Insaurralde frente a su colega Sergio Massa en las elecciones primarias bonaerenses. El Vicegobernador la desmintió, pero ese razonamiento se extendió rápidamente entre la dirigencia de Lomas de Zamora, que busca ahora reacomodarse en el nuevo tablero político que se va configurando con el paulatino declive del kirchnerismo.
Hace más de 20 años que el partido del sur del Conurbano incide de manera directa en la política nacional y provincial, primero de la mano del duhaldismo y luego del kirchnerismo, como anclaje territorial para un grupo gobernante ajeno al entramado del poder bonaerense. Se trata de un distrito dominado por la interna del peronismo, por lo cual se extendió su fama -convalidada por la historia reciente- de compleja gobernabilidad.

Nuevos vientos

En la nueva etapa política que se abrió con el veredicto de las urnas el 11 de agosto, la irrupción del Frente Renovador comenzó a provocar un desplazamiento hacia el massismo, pese a que Lomas se mantuvo como uno de los pocos bastiones del oficialismo en el Gran Buenos Aires. La reciente salida de la concejal Cecilia Tavano -hija del ex intendente Bruno Tavano- de las filas del Frente para la Victoria, indica que el kirchnerismo pierde capacidad para contener al justicialismo local.
De hecho, la edil pasó a las filas de Gabriel Mércuri, primer candidato a concejal por el Frente Renovador con aspiraciones a competir por la intendencia municipal en 2015. El escenario se puede despejar para el massismo con la prometida renuncia de Insaurralde para asumir como diputado nacional desde el 10 de diciembre. De todos modos el hijo de Osvaldo Mércuri, un dirigente de larga trayectoria local y provincial, tendrá en su propio espacio algún escollo que sortear.
Por lo pronto, el rector de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ), Diego Molea, también anunció su incorporación al massismo luego de enfrentarse a Mariotto por la conducción de la casa de estudios y a La Cámpora en la interna del Colegio de Abogados local, que también preside. Hasta no hace mucho tiempo estuvo en línea con Insaurralde, pero el cierre del jefe comunal con el ultrakirchnerismo lo terminó de alejar del Frente para la Victoria.
El posicionamiento de Molea provoca más de un comentario en la UNLZ, en cuyo predio aterriza Mariotto dos o tres veces por semana a bordo de un helicóptero de la Gobernación, procedente de La Plata. La pérdida de injerencia del vice de Daniel Scioli sobre los claustros lomenses es ostensible: el decano de la facultad de Ciencias Sociales, Santiago Aragón, tomó distancia de su jefe político cuando salió de la AFSCA para integrar, como premio consuelo, el directorio de Télam.
Más encumbrado en la estructura kirchnerista se encuentra otro lomense, Pablo Paladino, quien de la mano del senador Aníbal Fernández se desempeña como coordinador general de Fútbol para Todos, el programa de televisación gratuito del fútbol, y que mantiene el control político sobre el club Los Andes, del cual fue presidente. Pese al posicionamiento de sus dirigentes -o tal vez por esa misma razón-, la interna del oficialismo lomense suma preocupación a sus propios integrantes.
Por caso, no son pocos los que observan que el Gobierno municipal puede sumirse en marcados cortocircuitos entre Santiago Carasatorre -quien preside el Concejo Deliberante y tendrá que completar en dos años el mandato de Insaurralde- y Guillermo Viñuales, el secretario general de la comuna que inició su trayectoria política en la Ucedé. Otro actor de peso en el oficialismo local es el Movimiento Evita, que comanda el diputado provincial Fernando “Chino” Navarro.
Esa agrupación social kirchnerista ya empezó a trabajar en el proyecto presidencial del gobernador Daniel Scioli, a quien buscarían allanarle el camino para que se convierta en el candidato del sector en 2015 con la incorporación a su Gabinete -después de las elecciones- de figuras políticas que cuenten con el aval de la presidenta Cristina Kirchner. Y la salida de algunos funcionarios que nunca terminaron de convencer a la Casa Rosada.

Recuerdos de una renuncia

Pero más allá de los trascendidos que se esparcen en Lomas, en el distrito del sur del Conurbano -donde el FpV se impuso al massismo por 45 a 25 por ciento de los votos- todos recuerdan que Insaurralde llegó a la Intendencia en 2009 tras la sorpresiva renuncia del entonces jefe comunal Jorge Omar Rossi, acosado por una investigación judicial sobre incumplimientos en el saneamiento del Riachuelo. Rossi provenía del duhaldismo y tuvo actuación provincial desde la Lotería.
Insaurralde se formó como dirigente junto a Rossi, en tanto que a la vinculación política con el duhaldismo le sumó motivaciones personales: su primera esposa fue Liana Toledo, una de las hijas del poderoso ex ministro de Obras Públicas bonaerense Alejandro Toledo, que últimamente se dedica a criticarlo duramente a través de su cuenta de Twitter. Una curiosidad: otra de las hijas del ex ladero de Duhalde está separada de Paladino, antes mencionado como gerente de FPT.
Esa raíz política atraviesa a todo el justicialismo de Lomas, incluso al massismo, que cuenta con varios dirigentes de lo que en su momento se denominó LIPEBO (Liga Peronista Bonaerense), una de las líneas internas que tuvo el duhaldismo. Sin embargo, la coronación de Massa como un nuevo fenómeno de la política provincial puso nuevamente al peronismo no kirchnerista en condiciones de competir de igual a igual, incluso en el propio distrito de origen del candidato oficialista.

COMENTARIOS